Ana Sofía Bermúdez Latorre

Ana Sofía Bermúdez Latorre se prepara para el clasificatorio a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Panamá 2022. 

Dicen que el que lo hereda no lo hurta. Y a juzgar por la precisión con que Ana Sofía Bermúdez Latorre rompió en mil pedazos los frágiles platos anaranjados hechos de brea y caliza —que salían hacia una trayectoria desconocida desde una de las 15 máquinas escondidas dentro de una fosa de tierra— esa frase es verdad.

Bermúdez Latorre, de 19 años, es hija de dos de los principales exponentes del deporte del tiro deportivo: Luis “Tuto” Bermúdez y Ana Latorre.

Y allí —en el lugar donde prácticamente se crió, el área de tiro del Albergue Olímpico, en Salinas— estaba Ana Sofía cargando y recargando su escopeta de ocho libras. Todo esto ante la atenta mirada del entrenador nacional Alfredo Ortiz, en su primer día de entrenamiento luego de la pausa por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

“La realidad es que yo siempre he estado presente aquí en este ambiente. Mi papá nos ha tratado de inculcar esa tradición. Al principio yo no quería, no me gustaba mucho. Yo venía aquí todos los fines de semanas por ley. Toda la familia venía aquí y nosotros nos poníamos a jugar por ahí con los demás hijos de los tiradores”, expresó Ana Sofía, quien es especialista en fosa olímpica igual que su mamá. Su hermana Paola, de 18, sigue los pasos de su papá en la modalidad de skeet internacional.

Para su quinceañero, Ana Sofía pidió de regalo una escopeta para practicar el deporte. Pero no una cualquiera. Sino la misma que utiliza su mamá en las competencias y que la joven había usado para practicar como en dos ocasiones. A partir de ahí, empezó su pasión.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Cuando me regalaron la primera escopeta ahí me gustó mucho más (el deporte). Para mí —y toda mi familia— esto tiene un significado especial porque es como una tradición familiar”, señaló Ana Sofía, cuyo primo, Miguel A. Pizarro, también practica el deporte de tiro con escopeta y estuvo activo en los pasados Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Seguir los pasos de sus padres es un reto para la joven estudiante de segundo año en la Universidad del Sagrado Corazón, donde estudia relaciones públicas. Aunque tenerlos de cerca también es una ventaja por todos los consejos que estos le dan.

“Yo soy media peleona. Es normal. Porque cuando es el papá de uno que te dice las cosas, pues es como que no lo tomas como un entrenador. Pero ellos sí dan buenos consejos. Mi papá lleva muchos años de experiencia en esto y mi mamá también. Ellos a veces me dicen cosas, a veces ni pienso que me las dijeron, y cuando estoy en la cancha lo estoy tomando en consideración”, comentó la atleta, quien es auspiciada por B&B Target Center, la compañía que ostenta su padre.

“Yo quiero ser como mi mamá (quien actualmente es la mejor tiradora en Puerto Rico en la modalidad de fosa olímpica). Pero si se puede ser mejor que ella, también”, confesó Ana Sofía entre risas, cuyo sueño es llegar a las Olimpiadas y ganar una medalla. Ambas llegaron a competir juntas en la final de un torneo Iberoamericano, donde llegó sexta y su mamá, segunda.

Ahora, la mayor de la familia Bermúdez Latorre se prepara para el clasificatorio que se disputará el próximo año de cara a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Panamá 2022. Y lo hará con el mismo entusiasmo que sintió cuando recibió su primera escopeta a los 15 años.