Ysmael Romero

Ysmael Romero juega con los Vaqueros de Bayamón en el BSN. 

La Federación de Baloncesto de Puerto Rico (Fbpur) inició los procesos para conseguirle la ciudadanía deportiva puertorriqueña al delantero cubano Ysmael Romero.

Romero lleva nueve años residiendo en Puerto Rico desde que desertó –junto a otros cinco compañeros de la selección de Cuba– durante la noche del 19 de junio de 2012. Estos estaban quedándose en un hotel de Isla Verde durante la celebración del Centrobasket.

El delantero de 30 años recibió permiso de la Federación Cubana de Baloncesto y ahora tendrá que esperar por la aprobación de FIBA.

El canastero natural de la provincia cubana Santa Clara se mostró esperanzado con poder vestir el uniforme boricua tan pronto como en noviembre de este año, en el inicio de las ventanas clasificatorias FIBA a la Copa del Mundo 2023.

Romero aseguró que su participación con Puerto Rico está asegurada en un 90%.

“Estoy muy emocionado y feliz. Puerto Rico es mi hogar. Me adoptaron con orgullo y pasión. Siento que me quieren demasiado, me respetan y me cuidan. Estoy agradecido. Representar a Puerto Rico será un sueño hecho realidad porque es un país del cual me siento parte”, expresó con emoción Romero a EL VOCERO.

El canastero aseguró que –además de recibir el visto bueno del ente federativo cubano– también tiene la bendición de sus padres. “Hablé con mi papá y mi mamá. Están emocionados. Son casi diez años los que llevo acá. Saben que es mi casa. Ellos saben el cariño que me tienen aquí”, contó.

El fogoso canastero juega actualmente con los Vaqueros de Bayamón en el Baloncesto Superior Nacional (BSN), donde se destaca por sus capacidades atléticas y su explosividad en comparación con otros jugadores de su posición.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Sin embargo, Romero no pudo volver a ver acción con la selección de su país porque al momento de su deserción, la reglamentación era bastante estricta y no permitía un regreso para torneos internacionales.

“Siempre tuve fe de que las cosas cambiaran en ese sentido y que me permitieran jugar. Pero al ver que no se avanzó, tengo que seguir creciendo. Agradezco que no me hayan limitado. Eso habla muy bien. Estoy agradecido por Cuba”, reconoció.

Pero ver acción con la selección de lo que describe como su "segundo hogar" es un asunto que lo reconforta y que también le emociona y lo hace sentir orgulloso.

"Yo llegué a Puerto Rico con un sueño y tenía que jugar por ese sueño. Quería jugar profesional, darme a conocer y estar en la posición en la que estoy hoy. Pienso que ese sueño se realizó y tengo que agradecer a la gente de Puerto Rico por abrirme sus puertas", dijo Romero.

El quinteto boricua regresará a cancha el 26 y 29 de noviembre, ante México, como parte de la ventana clasificatoria FIBA a la Copa del Mundo de 2023.

Sobre eso, Romero tuvo unas breves palabras: “voy a estar listo para noviembre”.

Graduado de periodismo en la Universidad del Sagrado Corazón, en Santurce. Reportero de deportes con sobre siete años de experiencia en medios regionales y nacionales.