Roberto "Bebo" Pérez

Roberto "Bebo" Pérez (izq.) y Francisco Lindor jugaron juntos durante seis años con los Indios de Cleveland.  

Roberto “Bebo” Pérez se quedó solo en Cleveland.

Bueno, no tan literal.

Lo que sí es que ya no tendrá a su lado a uno sus mejores amigos cuando los Indios de Cleveland arranquen la temporada 2021 en las Grandes Ligas.

Pérez aceptó con resignación y con un profundo suspiro el cambio del torpedero cagüeño Francisco Lindor, quien también es su compadre, a los Mets de Nueva York.

“Cuando me enteré de la noticia fue un día bien triste. No tan solo es mi compañero de equipo, más bien él es como mi familia. Es el padrino de mi hijo. Siempre estamos pa’ arriba y pa’ abajo y es una baja para el equipo”, expresó Pérez a EL VOCERO.

El ganador de dos Guantes de Oro describió a Lindor como un líder dentro y fuera del terreno de juego.

“Yo creo que eso es lo que más vamos a extrañar de él. Es tremendo pelotero y ser humano”, comentó Pérez.

“Él tuvo una tremenda carrera en Cleveland y verlo partir… No tan solo estoy triste yo, sino la organización entera”, agregó al tiempo que reconoció que la movida no le tomó por sorpresa porque sabía que “en cualquier momento” el cambio “iba a pasar”, aunque no se esperaba que fuera “tan rápido”.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Pero como en cualquier deporte, “la pelota es un negocio”, sostuvo el pelotero de 32 años deseándole lo mejor a su también vecino en Florida, donde entrenan y practican juntos “todos los días”. “Nueva York va a tener a uno de los mejores peloteros en las Grandes Ligas”.

Pérez sostuvo que habló con Lindor y que este se encuentra “bien contento” con esta nueva etapa en su carrera.

“Yo siento que él está triste porque hizo muchas amistades, muchos amigos y muchos hermanos en la organización de Cleveland. Estuvo ahí desde 2011 y verdaderamente pienso que es una nueva etapa para él”, detalló.

Otro amigo que Pérez también echará de menos será al lanzador venezolano Carlos “Cookie” Carrasco, quien fue canjeado junto a Lindor.

“Es otro líder y un batallador; un guerrero. Él siempre mantenía el 'clubhouse' con luz. Tratando de ayudar a los muchachos jóvenes. Lo vamos a extrañar también. Son dos líderes de equipo. Ese fue el cambio que más me sorprendió porque Carrasco significaba mucho para la organización. Él quería terminar su carrera en Cleveland, pero los negocios son negocios”, comentó Pérez.

Ahora, el cátcher mayagüezano tendrá la encomienda de asumir ese liderazgo dentro de la organización.

“Me quedé solo. Ahora tengo mucha responsabilidad este año con el equipo y los jóvenes. Pero ya que no tenemos a dos de los caballetes, estoy listo para asumir ese rol”, apuntó Pérez.

Su compadre y amigo ofrecerá este lunes, al mediodía, su primera conferencia de prensa con los Mets de Nueva York.