Lindor Báez

Javier Báez y Francisco Lindor mostraron su buen humor. 

Además de ser buenos peloteros en las Grandes Ligas, Francisco Lindor y Javier “Javy” Báez también se divierten de lo lindo sobre el terreno de juego. No importa si tienen que vacilarse por unos segundos a su pana y compatriota Yadier Molina.  

En un reciente juego entre los Mets de Nueva York y Cardenales de San Luis disputado el pasado 15 de septiembre, en el Día de Roberto Clemente, Lindor y Báez mostraron su buen humor y camaradería al  tener un micrófono puesto durante el duelo, como parte del programa de Major League Baseball titulado Play Loud.

Los estelares peloteros de los Mets bromearon con el ganador de nueve Guantes de Oro luego que este bateara una línea por tercera base y realizara un corrido peculiar para llegar quieto a primera base.

“Mira, ¿qué es eso?”, le preguntó Lindor a Molina entre risas mientras una cámara enfocaba todos sus movimientos.

Acto seguido, Molina, quien se tuvo que deslizarse en la inicial, murmuró algo riéndose, mientras Báez comenzó a imitarlo con los brazos por la forma en que corrió y le dijo a Lindor: “le doy una bola a un fanático y lo saca de out”.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Lindor, entonces, comenzó a decirle a Báez: ‘Míralo, está explotao’. Está asfixao, está asfixiao’”, dijo muerto de la risa. “¿A que no te robas la base?”, le preguntó a Molina, quien también empezó a reírse.

En la próxima secuencia del video, Lindor aparece atrapando un roletazo que Báez atrapó en segunda para sacar a Molina de out.

“Ay, que se me cae (la bola)”, se escuchó decir al torpedero cagüeño. “Túmbalo, túmbalo”, le dijo a Báez en referencia a Molina.

Cuando Lindor fue a la caja de bateo, se abrazó al estelar receptor boricua quien le dijo: “Mete, mano, brother (hermano). Éxito”. A lo que Lindor ripostó: “Igual” y luego le comentó: “Estás tratando de darme un doble play ahí”, en referencia a las señales que Molina intentaba cruzarse con su lanzador. Lindor terminó dando un hit.

Durante todo el juego, Lindor y Báez estuvieron dialogando entre sí, con algunos de sus compañeros, jugadores rivales y hasta con los propios árbitros en una divertida noche.