Yankiel Rivera

Yankiel Rivera observa a su oponente Ramón Velázquez tras conectarle un sólido gancho de derecha al rostro.

Yankiel “El Doctorcito” Rivera tuvo este año tan solo una prueba de lo que podría esperar en su carrera como boxeador profesional.

Y por ahora lo único que desea que sea diferente es el ritmo de sus compromisos.

Después de estrenarse este año con dos combates, el púgil olímpico espera ansioso por el inicio de la acción en 2023, en el que espera catapultar su carrera disputando hasta cuatro combates de ocho asaltos cada uno en la división de las 112 libras.

Rivera confía en que solo de ese modo podrá contrarrestar su pedregoso debut en el boxeo rentado, que atrasó hasta septiembre de 2022, y luego se vio limitado por el retiro de oponentes y por el paso del huracán Fiona por Puerto Rico.

“Este año empezamos tarde en septiembre. Eso fue casi a finales de año. Solo espero que en 2023 vengan muchas cosas buenas”, expresó Rivera a EL VOCERO.

Rivera —quien es medallista de bronce en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y luego el único boxeador boricua que acudió a las Olimpiadas de Tokio en 2021— piensa incluso en la oportunidad de sumar algún título regional el próximo año.

“Entiendo que en 2023 debo hacer tres o cuatro peleas. Se supone que esta sea mi última pelea a seis asaltos. La próxima debería ser a ocho”, adelantó Rivera. “Pero eso se lo dejo a mi equipo de trabajo. Yo me enfocaré en seguir trabajando duro”, agregó.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Rivera —quien tiene marca de 2-0 y 2 KO’s— experimentó este año la complicación habitual que enfrentan los boxeadores de los pesos mínimos en la búsqueda de rivales disponibles y de nivel.

Sin embargo, el púgil de 25 años confía en que podrá sacarle provecho para ascender de forma más rápida en los escalafones de las organizaciones de boxeo y seguirle el trayecto a su amigo y excompañero de escuadra nacional Oscar “El Pupilo” Collazo.

Rivera tuvo su debut profesional, el pasado 24 de septiembre, al vencer por la vía rápida al colombiano José Antonio Jiménez (22-19-1 y 9 KO’s) al 1:01 del primer asalto, en el coliseo Elías Chegwin, en Barranquilla, Colombia.

Luego cerró el año también con un contundente triunfo sobre el chileno Ramón Velázquez (7-6) por la vía del nocaut técnico en el tercer asalto, en el coliseo Rubén Zayas Montañez, de Trujillo Alto, ante decenas de familiares y amigos.

En esa ocasión, Rivera malhirió a Velázquez con un sólido gancho de izquierda al costado cuando recién comenzaba el tercer asalto. Luego lo persiguió y lo atrincheró contra las cuerdas para rematarlo con una ráfaga de golpes al cuerpo. La pelea fue detenida por el referí internacional Luis Pabón, al notar que el chileno no respondía a los golpes.

Rivera, por su parte, continuará desarrollando su carrera profesional sin ataduras a una empresa promotora, aunque informó que algunas ofertas han comenzado a surgir.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.

Editor de la sección de Deportes. Cuenta con un bachillerato en periodismo de la Universidad del Sagrado Corazón y cursa un máster en Gestión Deportiva en la Escuela Universitaria del Real Madrid en España. Con sobre ocho años de experiencia.