NBA postpones media sessions in Shanghai amid China rift

Las autoridades chinas cancelaron hoy todas las actividades con medios programadas en torno al juego de pretemporada entre los Nets de Brooklyn y a los Lakers de Los Ángeles en Shanghái, en plena crisis en las relaciones entre la NBA y funcionarios del país asiático, aunque el encuentro en sí seguía en pie.

La decisión era una nueva medida para expresar el descontento de Beijing por un tuit ya borrado de Daryl Morey, gerente general de los Rockets de Houston, en el que manifestó su respaldo a las protestas antigubernamentales en Hong Kong. El tuit provocó un conflicto que ha empañado el viaje anual de la NBA a China.

El comisionado Adam Silver, que defendió el derecho de Morey a expresarse libremente, había pospuesto los actos con medios antes de que las autoridades anunciaran su suspensión.

La cancelación de las actividades de prensa suponía prácticamente que la liga y sus jugadores no podrían expresarse libremente en el Mercedes-Benz Arena, donde iba a celebrarse una conferencia de prensa con Silver y probablemente ruedas de prensa con las estrellas de los Lakers LeBron James, el base de los Nets Kyrie Irving, el técnico de Los Ángeles Frank Vogel y el técnico de Brooklyn Kenny Atkinson.

La relación entre la NBA y China ha sido muy difícil desde el tuit de Morey, que ha sido borrado. Varias corporaciones chinas suspendieron sus acuerdos comerciales con la liga, las autoridades chinas cancelaron varios actos previos a los juegos y funcionarios del gobierno dejaron claro su malestar.

En Estados Unidos también hubo reacción de las instituciones.

Por la noche, en Washington, un grupo bipartidista de legisladores envió una carta a Silver, para advertirle que la NBA debe mostrar el “coraje y la integridad” para defender su postura ante el gobierno chino. La misiva marcó una inusitada coincidencia entre el senador republicano Ted Cruz y la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez.

Los firmantes de la carta pidieron, entre otras cosas, que la NBA suspenda sus actividades en China en tanto no cese lo que consideraron un “trato selectivo” contra los Rockets.

“Usted tiene más poder para adoptar una postura que la mayoría de los blancos del gobierno chino, y debe tener el coraje y la integridad para usarlo”, le escribieron los legisladores a Silver. La NBA no emitió de inmediato un comentario sobre la carta, ni estaba claro si Silver había visto siquiera el documento.

En Shanghái, no había un ambiente festivo en torno al partido.

El evento de “NBA Cares” en beneficio de los Juegos Olímpicos Especiales fue cancelado, al igual que una denominada “fan night”, actividad en la que la liga iba a anunciar planes para remozar canchas al aire libre en Shanghái. Obreros en varias partes de la ciudad empezaron a retirar los carteles publicitarios del partido del jueves entre Lakers y Nets.

Los equipos también tenían previsto jugar el sábado en Shenzhen, ciudad vecina de Hong Kong.

Vivo, el fabricante chino de teléfonos inteligentes, se sumó a la lista de compañías que han suspendido — de momento — sus lazos con la NBA, lo que añadía incertidumbre sobre si los partidos de pretemporada en China se disputarán. Vivo era un patrocinador de los partidos Lakers-Nets, y el miércoles no se incluyó una mención del partido en Shanghái en la lista de próximos eventos en la Mercedes-Benz Arena. Otras empresas, como la compañía de indumentaria deportiva Li-Ning, tomaron decisiones similares esta semana al estallar el conflicto.

Silver dijo el martes en Tokio que respalda el derecho a la libre expresión de Morey. Varias compañías chinas suspendieron sus acuerdos con la NBA en días recientes y CCTV, la red de televisión estatal de China, decidió no transmitir los partidos Lakers-Nets.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

"Valoro nuestros intereses aquí y entiendo que nuestros socios estén molestos”, dijo Silver. “No creo que sea inconsistente, por una parte, tener comprensión con ellos y al mismo tiempo ser fieles a nuestros principios”.

En toda China, las tiendas que venden mercancía de la NBA retiraron productos de los Rockets. Fueron tapados varios murales que mostraban a los Rockets — incluso varios con Yao Ming, la estrella china que jugó con Houston durante su carrera en la NBA.

Y los efectos se propagaron a las arenas de la NBA, en un par de partidos en que jugaron los Guangzhou Loong Lions, de la liga china.

El miércoles, al concluir la interpretación del himno nacional de China en Washington, antes de que Guangzhou enfrentara a los Wizards, un fanático gritó “libertad de expresión, Hong Kong libre”. Otro hizo una manifestación similar, desde el segundo piso del graderío, durante el segundo cuarto.

Minutos después, empleados de seguridad se acercaron a un espectador que portaba un cartel con el mensaje “Tíbet libre”, y a otro que agitaba una bandera tibetana. Los guardias trataron de llevarse el cartel, y hubo un forcejeo con el aficionado.

Los dos espectadores fueron expulsados del inmueble.

El martes, Guangzhou jugó en Filadelfia, y dos fanáticos fueron retirados por personal de seguridad, tras mostrar carteles y emitir cánticos de apoyo a los manifestantes en Hong Kong.