Félix Verdejo

Félix Verdejo podría enfrentar la pena de muerte por la acusación que pesa en su contra. >Archivo/EL VOCERO

El asesinato de Keishla Marlen Rodríguez Ortiz, una joven de 27 años con un mes de gestación, un caso en el que el principal sospechoso lo es el renombrado púgil Félix Verdejo, ha consternado al pueblo puertorriqueño, que ahora pide justicia, dejando atrás aquella agradable empatía que algún día sintió por el apodado “Diamante”.

Contra Verdejo —quien permanecerá ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo luego de que la magistrada federal Camille Vélez Rivé denegó concederle fianza— pesan los cargos de secuestro que resultó en muerte, carjacking que resultó en muerte y matar intencionalmente a un niño no nacido. Por los primeros dos cargos, el que una vez se pensó que sería el próximo Félix “Tito” Trinidad, se expone a cadena perpetua o a la pena de muerte.

Su presunta acción lo convierte, además, en el segundo boxeador profesional puertorriqueño que enfrenta estos cargos. Antes que él, el deporte había sufrido un duro golpe hace 41 años tras los cargos que enfrentó el muy querido excampeón mundial Esteban de Jesús.

El carolinense, quien tuvo grandes combates, en especial durante su trilogía de pleitos ante el panameño Roberto “Mano de Piedra” Durán —a quien le quitó el invicto en el primer choque en 1972— asesinó de un disparo en la cabeza a un joven de 18 años en medio de una riña de tráfico vehicular en diciembre de 1980.

El una vez campeón peso ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) fue acusado de asesinato en primer grado y sentenciado a cadena perpetua. Su adicción a las drogas lo llevó posteriormente a la muerte en 1989.

Sin embargo, la acusación que pesa contra Verdejo, un boxeador que representó a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y quien luego recibió una bonificación de cinco cifras para dar su salto al profesionalismo de la mano de la empresa Top Rank —compañía que lo supermercadeó pensando que algún día sería un Miguel Cotto o un próximo Trinidad— es más terrible que la que enfrentó De Jesús.

La cronología de alegados hechos del asesinato de Rodríguez sería la revelación de una personalidad desconocida.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Esta es una tragedia doble”, expresó el periodista deportivo Rafael “Rafa” Bracero.

“Yo tuve la oportunidad de cubrir el crimen de Esteban de Jesús y fue bien triste y trágica porque hasta cierto punto desconocías esa otra cara de De Jesús. Es un problema de doble cara que confunde a todos, incluyéndome a mí. El caso de Verdejo luce igual. Se trata de un tipo tranquilo, sosegado, bonachón y con gran proyección. Un tipo de persona que pensábamos que llegaría lejos en el boxeo, pero que no había tenido crisis. Pero al final todo eso se desvaneció en una nube de que fue simplemente un buen prospecto” comentó.

“Con la situación de Verdejo vino a mi mente lo que atravesó Esteban. Pero lo que ha hecho Verdejo es una cosa que ha estremecido el mundo completo. Verdejo es una figura internacional a través del promotor Bob Arum. Son dos casos diferentes. Esteban, en su carácter deportivo y talento, era superior. Pero Félix se convirtió de prospecto a sospechoso (Prospect to suspect). Pero en ambos había limitación de intelecto, especialmente cuando afrontaron dificultades. En el caso de Verdejo, tenía una personalidad diferente, pero cuando tuvo su crisis matrimonial, lo que hizo fue monstruoso”, opinó Bracero.

Verdejo podría enfrentar la pena capital, pero para que eso se dé primero el caso debe ser certificado por el Departamento de Justicia federal, luego deberá haber un veredicto de culpabilidad por un jurado y un veredicto de pena capital por otro cuerpo juzgador.

Orlando Rodríguez, veterano entrenador de la selección de boxeo de Puerto Rico y quien tuvo Verdejo a su cargo por muchos años —incluyendo la participación del boxeador en Londres 2012—, sostuvo que “por mis manos han pasado cientos de boxeadores que no me sorprendería que pudieran hacer cosas bárbaras”.

“Pero jamás habría pensado esto de Verdejo. Era un muchacho cristiano que en muchas ocasiones sobre el ring no exhibió una actitud de asesino, o de echar el resto como otros boxeadores que tenían ese instinto. Es una situación difícil la que enfrenta y hay que ver las amistades que cultivó luego de su salto al profesionalismo. Para mí ha sido un golpe duro, porque es un momento triste como entrenador y para la Escuela de los Deportes del Albergue Olímpico, de donde él es egresado”, apuntó.

La empresa Top Rank retiró ayer toda la información concerniente a Verdejo de su página web, mientras que las empresas que patrocinaban al púgil también retiraron sus acuerdos.

Editor de Deportes

Graduado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Arecibo. Cuenta con más de 22 años de experiencia en el periodismo. Especialista en boxeo y fue analista de este deporte para prestigiosas cadenas como ESPN.