Christian Vázquez

Christian Vázquez habló con los medios el lunes. 

Unas gafas de sol salvaron el ojo izquierdo de Christian Vázquez.  

Con una cicatriz debajo del ojo que se extiende desde el borde de la nariz hasta el costado de la cara, el estelar receptor puertorriqueño de los Medias Rojas de Boston reconoció que fue afortunado.

"Esas gafas de sol me salvaron el ojo", expresó Vázquez durante una conferencia de prensa virtual el lunes. "Si no tengo las gafas de sol, es una historia diferente".

"Pero estoy bien. Mi ojo está bien. Veo perfecto", agregó.

Vázquez tiene cita el miércoles. El jueves, le removerán los puntos. Ese día los Medias Rojas reciben a los Orioles de Baltimore en el Fenway Park, en el inicio de la temporada de las Grandes Ligas. 

El bayamonés relató que estaba participando en una práctica de fildeo de lanzadores la semana pasada en el JetBlue Park, en Fort Myers, Florida. Estaba mirando hacia primera base sin la careta, cuando su compañero de equipo, el lanzador japonés Hirokazu Sawamura, pensando que lo estaba mirando a él, le lanzó la bola. 

El tiro golpeó a Vázquez sobre el ojo izquierdo con las gafas de sol puestas.

"Vi la pelota justo aquí en mi cara y me tiré al suelo", contó Vázquez.

Las gafas de sol se clavaron en su rostro y le abrieron la piel debajo del ojo.

"Todos los golpes en la cara preocupan", dijo. “Estaba preocupado por mi ojo. Cuando me dio, abrí el ojo y estaba viendo, así que esa fue una buena señal. Esa es la única preocupación que tenía cuando sucedió. Ahora no estoy preocupado”.

De hecho, hasta se ríe de su cicatriz: "A mi esposa le gusta, así que estamos bien", dijo.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Después de recibir puntos de sutura en la cara, Vázquez regresó al trabajo durante el fin de semana.

Realizó práctica de bateo y atrapó varias bolas en el bullpen. Por lo que su presencia en el roster del Día Inaugural es casi una posibilidad.

"Atrapé en el bullpen y no me molesta, así que estoy 99% seguro de que puedo estar el jueves", sostuvo Vázquez.

Ese pelotazo sobre el ojo que recibió el cátcher boricua trae a la memoria el que recibió el puertorriqueño Dickie Thon el 8 de abril de 1984. Durante su segundo turno al bate, Thon recibió el impacto de una recta del lanzador Mike Torrez, de los Mets de Nueva York, que le fracturó el hueso de la órbita y le hizo perder la visión en el ojo izquierdo.

Thon, quien al momento del accidente militaba para los Astros de Houston, siguió jugando hasta la temporada de 1993, pero no volvió a ser el mismo pelotero. Antes del pelotazo, Thon tenía promedio de por vida de .279. En los años que siguieron, su promedio fue de .256. 

Vázquez entra a su séptima temporada en las Grandes Ligas con aires renovados tras aprovechar la temporada muerta de las Grandes Ligas para transformarse.

Este trabajó con su físico antes del inicio de los campos de entrenamiento primaveral, a tal punto que perdió 15 libras.

Su único objetivo, además de cuidar su salud, es estar en la mejor forma posible para ayudar a su equipo en la venidera temporada 2021.

Vázquez, que ha mejorado su ofensiva en las últimas dos campañas bateando .278 con 30 jonrones en 655 turnos al bate entre 2019 y 2020, aseguró que los Medias Rojas se ven mejor este año.

“Hemos estado hablando de las cosas correctas juntos, como en 2018”, dijo. "No estoy diciendo que tengamos el mismo equipo, pero estamos hablando el mismo idioma juntos, como, hablando de béisbol y cómo podemos atacar a todos”.

"Somos como una familia unida. Nos conocemos. Me gustan las cosas que escucho. Es muy diferente al año pasado y también al 2019. Estamos en un buen lugar”, apuntó.