Rafa Quintero

Rafa Quintero realiza uno de los clavados durante el Campeonato Mundial en Tokio. 

Tokio pasó una de sus primeras pruebas sin problemas.

Al menos esa es la apreciación del entrenador nacional, Mark Ruiz, al analizar los estrictos protocolos de prevención contra contagios de covid-19 con los que se encontró durante la celebración del Campeonato Mundial de Clavados hasta el pasado jueves.

Ruiz –junto a otros cuatro clavadistas boricuas– se topó con fuertes restricciones dentro del Tokio Prince Hotel y pasó además un estricto protocolo de cernimiento diario mediante pruebas de saliva para detectar contagios dentro de la burbuja.

Esos protocolos y muchas otras restricciones durante su estancia de una semana son los que ahora le hacen sentir seguro cuando acompañe a Rafael “Rafa” Quintero en los Juegos Olímpicos de Tokio, que se celebrarán del 23 de junio al 8 de agosto de este año.

“Honestamente, es increíble de la forma que manejaron el evento. Nosotros pensábamos que íbamos a llegar y podríamos salir un poquito. No fuimos afuera en ningún momento porque la seguridad y el control es increíble. Ni siquiera podíamos movernos de piso en el hotel”, comentó Ruiz a EL VOCERO.

Ruiz asistió como entrenador de Quintero, Emanuel Bas, Maycey Vieta y Elizabeth Miclau durante el recién concluido certamen mundialista celebrado en Tokio.

El exclavadista olímpico detalló que –aunque hubiesen querido– no pudieron visitar ningún atractivo turístico ni entrar en contacto con la población como medida preventiva de contagios. “Nadie pensó que iban a ser tan estrictos”, dijo.

Los boricuas viajaron del hotel al complejo deportivo, y viceversa. Así fue a diario.

“Fue bien estricto. Es impresionante. En ningún momento pudimos salir del hotel ni de la piscina. Nos hicieron exámenes del coronavirus todos los días. En el mismo hotel eran bien estrictos. Tokio hizo un gran trabajo manejando esta competencia”, sostuvo Ruiz, quien representó a Estados Unidos en las Olimpiadas de Sídney 2000 y Atenas 2004.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Clavadistas

Un grupo de clavadistas observan unidos uno de los momentos del Campeonato Mundial. 

La delegación tuvo que llegar con un resultado negativo de prueba molecular. También se sometieron a otra prueba en el aeropuerto de Tokio, de donde no pudieron salir hasta arrojar un resultado negativo a covid-19.

Luego se realizaron pruebas diarias de saliva para detectar contagios por covid-19, mientras se hospedaban en el Tokio Prince Hotel. Este novel método de cernimiento arrojaba resultados en menos de 30 minutos.

La sede, sin embargo, había enfrentado problemas antes por presentar protocolos que no convencieron al equipo médico asesor de la Federación Internacional de Natación (FINA), lo que obligó a aplazar la fecha del evento para realizar ajustes significativos.

Por su parte, los cinco integrantes del equipo nacional de clavados fueron de los primeros puertorriqueños en poner a prueba las restricciones del país asiático, en donde se realizarán también los Juegos Olímpicos de Tokio del 23 de julio al 8 de agosto, en medio de una pandemia que no cede aún con el avance del proceso de vacunación.

Elogia las facilidades

Asimismo, Ruiz describió las facilidades del Centro Acuático de Tokio– como “increíbles y de primer nivel mundialmente”.

Centro Acuático de Tokio

La plataforma de 10 metros del Centro Acuático de Tokio. 

Precisamente allí estará compitiendo Quintero en el evento de plataforma de 10 metros de los Juegos Olímpicos de Tokio. Por ahora, el clavadista de 26 años es el único clasificado por Puerto Rico en la disciplina de clavados.

“La piscina la hicieron muy bien. Es muy linda. Por lo menos ya sabemos cómo es y conocemos las luces, porque eso tiene un efecto en los clavadistas. Claro está que las cosas van a cambiar un poco en las Olimpiadas porque habrá más cámaras. Pero ya estuvimos aquí en la piscina olímpica, la probamos y la conocemos”, concluyó Ruiz.

Graduado de periodismo en la Universidad del Sagrado Corazón, en Santurce. Reportero de deportes con sobre siete años de experiencia en medios regionales y nacionales.