De Londres a Tokio

La bandera de Puerto Rico ondea en la parte derecha de la pizarra durante los Juegos Olímpicos de Londres 1948. 

Carlos Uriarte

Carlos Uriarte es especialista en la investigación y cobertura deportiva desde 1977.

La bandera de Puerto Rico sí estuvo presente cuando una pequeña delegación de atletas boricuas desfiló por primera vez en unos Juegos Olímpicos, en Londres, en 1948.

Así se documenta, de forma inédita, y con fotos en el nuevo libro titulado De Londres a Tokio, una mirada a los Juegos Olímpicos desde Puerto Rico, del historiador y periodista puertorriqueño Carlos Uriarte.

“Es un libro que es la continuación de uno que hicimos en 2012. En esta ocasión es un libro de 400 páginas todas a color, sobre 250 fotos y que documenta las actuaciones de los 546 atletas puertorriqueños que han estado desde el debut de Puerto Rico en los Juegos Olímpicos de Londres hasta Río (2016)”, explicó Uriarte a EL VOCERO.

El libro recoge las gestas y los resultados de esos atletas, y documenta a los nueve medallistas que Puerto Rico ha tenido en las Olimpiadas con su narrativa, sus rivales, sus reacciones y sus fotos. También documenta los competidores que han estado cerca de las medallas con los cuartos lugares y a los 30 atletas que han estado en las finales olímpicas (entre los primeros ocho lugares).

El investigador y periodista Carlos Uriarte publica el libro De Londres a Tokio con datos inéditos sobre la participación de Puerto Rico en las Olimpiadas. 🇵🇷 #RumboaTokyo2021

Además, la nueva actualización incluye a todos los jefes de misión, delegados, entrenadores y servicios médicos de cada una de las delegaciones que ha tenido Puerto Rico en las 18 ocasiones que el país ha asistido de manera ininterrumpida a las Olimpiadas desde Londres 1948 hasta Río 2016, y ahora rumbo a Tokio 2020.

Sin embargo, uno de los datos más importantes que destaca el libro es la publicación con fotos a color y en blanco y negro de la bandera de Puerto Rico ondeando durante la ceremonia de inauguración en el estadio Wembley, de Londres, en 1948, y en la premiación de la primera medalla ganada para la Isla por el boxeador Juan Evangelista Venegas.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Lo bonito de cuando uno investiga es que uno nunca está conforme. Hace un buen tiempo un periodista del periódico El Mundo, que ya falleció, me había dicho que cuando Puerto Rico compitió en los primeros juegos de Londres en 1948, que la Monoestrellada estuvo en Londres. Pero, yo, hasta que no pudiera corroborar eso (no podía dar fe)… y descubrí que era cierto”, relató Uriarte, cuya especialidad es la documentación del deporte y la cubierta de eventos internacionales desde 1977.

De Londres a Tokio

Cabe recordar que para esa época la bandera de Puerto Rico estaba prohibida bajo la Ley de Mordaza.

De hecho, el abanderado de la delegación boricua, el pertiguista José “Fofó” Vicente, desfiló con la bandera blanca con el escudo de Puerto Rico.

“Cuando Venegas fue a coger la medalla (de bronce), la bandera que subieron fue la Monoestrellada. Y en la inauguración de los Juegos, la bandera de Puerto Rico estuvo junto a las demás banderas. Y el caso más insólito de todo es que durante esa apertura, tengo una foto donde la bandera de Puerto Rico la bajaron. Eso es único. ¿Por qué lo hicieron? Todavía hay preguntas que no tengo las respuestas en este libro. Pero gráficamente hago mis conjeturas y comentarios”, sostuvo Uriarte, quien agregó que la imagen de la bandera de Puerto Rico en Londres 1948 apareció en un museo de deporte de Hungría.

Otros datos que incluye el libro son las gestiones que se hicieron para que Puerto Rico fuera aceptado por el Comité Olímpico Internacional (COI), la narrativa sobre la historia de las Olimpiadas, las hazañas de atletas latinoamericanos y las distintas mascotas de los Juegos desde su debut en la edición de Munich 1972.

El libro debe estar disponible luego del 10 de junio en las librerías Norberto González, en Plaza Las Américas; El Laberinto, en el Viejo San Juan; y en El Candil, en Ponce.

“Es un libro muy completo para elevar la cultura olímpica, mirándola desde Puerto Rico”, apuntó el comunicador.