Derek Jeter

Derek Jeter ganó cinco Series Mundiales y sobrepasó la cifra de los 3,000 hits.  

Un voto. Eso fue lo que le faltó a Derek Jeter para entrar al Salón de la Fama de forma unánime.

El otrora siore de los Yanquis de Nueva York obtuvo un 99.7 por ciento de los sufragios por parte de la Asociación de Escritores del Béisbol de América (Bbwaa), asegurando su placa en el recinto de inmortales de Cooperstown  en apenas su primer año de elegibilidad.

Larry Walker, quien obtuvo un 76.6 por ciento para ser exaltado en su décimo y último año de elegibilidad. acompañará a Jeter.

La ceremonia se llevará a cabo el 26 de julio en el Clarks Sports Center en Nueva York. 

“Esto es algo que cuando comienzas tu carrera, no piensas en el Salón de la Fama. Esto es el honor más grande que se le puede dar a cualquier individuo que haya jugado este juego”, dijo Jeter en una entrevista televisada por MLB Network.

“Estoy sin palabras. Te anticipan que te llamarán alrededor de una hora en particular, pero ciertamente estaba nervioso y cuando la recibí no supe qué decir”, agregó el hoy director ejecutivo de los Marlins de Miami.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Jeter fue el Novato del Año en 1996, ganó cinco Series Mundiales y cinco Guantes de Oro. Su legado se fortalece con un Jugador Más Valioso en el clásico de otoño en 2000. Su porcentaje de votos es el segundo más alto en la historia, detrás del apoyo unánime que recibió su excompañero Mariano Rivera el año pasado. Jeter recibió un voto en 396 boletas, de un total de 397.

“No me gusta arruinarlo, por eso no me gustó hablarlo ni prestarle atención a las noticias. Esto es algo que es bien difícil. Un por ciento de los peloteros que juegan llegan al Salón de la Fama”, añadió Jeter.

El exsiore finalizó su carrera con un total de 3,645 imparables y con un promedio de bateo de .310 en 20 años de carrera. 

Por su parte, Walker fue un jardinero derecho y primera base que se dejó sentir con su madero, pero también con su defensa. Ganó tres títulos de bateo e igual cantidad de Bates de Plata. El canadiense obtuvo siete Guantes de Oro y fue Jugador Más Valioso en 1997 cuando militó con los Rockies de Colorado, equipo con el que jugó una década.

“Tuve los números en mi cabeza y me preparé para no recibir la llamada, pero lo opuesto ocurrió. Llegó la llamada y de momento no puedes respirar. Fue bien especial. Como canadiense, es un momento muy emotivo para mí de representar a mi país”, indicó Walker. 

A lo largo de 17 años en las Mayores, Walker conectó 2,160 incogibles, 383 cuadrangulares y remolcó 1,311 carreras. Además de jugar para Colorado, también militó para los extintos Expos de Montreal y los Cardenales de San Luis.