Tenis

Novak Djokovic besa el trofeo de campeón después del duelo el domingo en París, Francia. 

PARÍS — Talentoso y tenaz como nadie, Novak Djokovic no iba a capitular así tal cual tras ceder los primeros dos sets de la final del Abierto de Francia frente a Stefanos Tsitsipas, un oponente mucho más joven y descansado que él.

Djokovic lució exhausto al inicio del combate el domingo. Al cabo de 4 horas y 11 minutos, el serbio se alardeaba imperial.

El número uno del mundo remontó desde bien atrás para vencer el domingo a Tsitsipas, el noveno cabeza de serie, por 6-7 (6), 2-6, 6-3, 6-2, 6-4, atrapando su segundo título en Roland Garros y 19no de Grand Slam.

“Estoy sumamente orgulloso y contento. No quiero parar aquí", dijo Djokovic, quien estiró sus brazos para luego tocarse el pecho, inclinándose en la arcilla roja de la Cancha Philippe Chatrier tras culminar el partido con una devolución de volea. “Espero seguir (ganando) en Roland Garros, al menos una o dos veces más”.

Como quedaron las cosas, la segunda consagración de Djokovic en París le dejó a un cetro de igualar el récord histórico del tenis masculino, los 20 que comparten Rafael Nadal y Roger Federer. Tendrá su primera oportunidad de igualar a sus rivales en Wimbledon, que arranca dentro de dos semanas.

Djokovic se convirtió en el tercer hombre que se consagra campeón de un Slam por lo menos dos veces, emulando a Rod Laver y Roy Emerson.

Y como reinante campeón del Abierto de Australia y del Abierto de Francia, Djovokic tiene en la mira una gesta muy inusual. Está a medio camino de igualar a Laver (1962 y 1969) y Don Budge (1938) como los únicos hombres en completar el Grand Slam en un mismo año.

El serbio de 34 años venía de eliminar a Nadal, 13 veces campeón de Roland Garros, en una semifinal que también tomó más de cuatro horas la noche del viernes, un resultado que el serbio comparó a escalar el Monte Everest.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Fue apenas la tercera derrota de Nadal en 108 partidos en el Slam de tierra batida. También doblegó a Nadal en París en 2015 pero terminó perdiendo la final de ese año, y dio la impresión que correría la misma suerte este domingo.

Tsitsipas, un griego de 22 años, dominó en los primeros compases y Djokovic lució fundido durante dos sets.

“No la tuve fácil", dijo Djokovic. “Me costó físicamente y mentalmente”.

El número uno del mundo empezó a cometer menos errores, afiló su devolución y sacó casi que impecable en la recta final para completar la sexta remontada de su carrera tras perder los primeros dos parciales — y la segunda en la última semana.

Según la Federación Internacional de Tenis, Djokovic — quien también quedó dos sets abajo ante el adolescente italiano Lorenzo Musetti en los octavos de final — es el primer hombre en la era profesional que se corona en una cita de Grand Slam remontando semejantes déficits.

Y la experiencia fue tal vez el otro factor.

Fue la primera final de Tsitsipas en un grande y la 29na para Djokovic, quien también ganó el Abierto de Francia en 2016, además de nueve títulos en el Abierto de Australia, cinco en Wimbledon y tres en el Abierto de Estados Unidos.

“Quiero darle las gracias a los fans griegos, y a mi equipo, constantemente apoyándome, para mis sueños. Es una larga aventura", dijo Tsitsipas, quien intentaba convertirse en el primer tenista de Grecia que conquista un título de individuales en un Grand Slam.