Los dueños de los equipos de la NFL aprobaron el martes una serie de reformas que buscan abrir más oportunidades para que personas de minorías étnicas y raciales ocupen cargos como ejecutivos, entrenadores y coordinadores.

Los cambios incluyen añadidos a la llamada Regla Rooney, que no habría alcanzado su meta de fomentar una mayor diversidad en la liga.

Debido a la pandemia de coronavirus, una conferencia telefónica entre los 32 propietarios reemplazó la reunión prevista para esta primavera en Marina del Rey, California. El encuentro anual de la liga, programado para marzo en Florida, se canceló.

En el mismo día en que los equipos recibieron la autorización de abrir con varias restricciones sus instalaciones de entrenamiento —si bien la mayoría de los clubes desistieron de hacerlo—, los dueños eliminaron una barrera que se percibía para las minorías. Todos los clubes deberán cumplir ahora con el requisito de entrevistar al menos a dos cantidatos de minorías, externos a la organización, para ocupar vacantes en los puestos de entrenador.

Asimismo, tendrán que realizar entrevistas al menos a un candidato de minorías para cualquier cargo de coordinador y a uno para ocupar niveles directivos de operaciones deportivas o el puesto de gerente general.

La Regla Rooney se expandió para aplicarse a una mayor gama de posiciones ejecutivas. Los equipos deben incluir ahora a solicitantes de minorías o del género femenino en los procesos de entrevistas para puestos prominentes. Entre éstos figuran el de presidente del club, así como los de ejecutivos en comunicaciones, finanzas, recursos humanos, asuntos legales, operaciones deportivas, ventas, mercadeo, patrocinio, informática y seguridad.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

También la oficina del comisionado de la NFL deberá apegarse a estas obligaciones.

“La NFL está comprometida con la diversidad, la equidad y la inclusión, algo que considero crítico para nuestro éxito sostenido”, dijo el comisionado Roger Goodell, quien antes del Super Bowl había reconocido que la Regla Rooney no estaba cumpliendo con sus objetivos.

“Aunque hemos visto avances positivos en nuestras filas de entrenadores al paso de los años con ayuda de la Regla Rooney, reconocemos, después de las últimas dos temporadas, que podemos y debemos hacer más. Los cambios en las políticas que realizamos hoy son decididos y demuestran el compromiso de nuestros dueños por impulsar la diversidad en los puestos de liderazgo en toda la liga”.

La Regla Rooney fue aprobada en 2003 y fue bautizada así en honor del fallecido dueño de los Steelers de Pittsburgh, Dan Rooney, quien junto con el entonces comisionado Paul Tagliabue defendió las iniciativas para fomentar la diversidad en la NFL. En los años recientes se ha quedado lejos de su meta.

Hay actualmente sólo cuatro entrenadores y dos gerentes generales de minorías en la liga.