Debora Seilhamer

La líbero Debora Seilhamer recibe el balón durante una prácticas de las Sanjuaneras. 

Nota del editor: Tercero de siete análisis sobre los equipos que estarán participando en la temporada 2021 de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF).

Hay que contar con las Sanjuaneras.

Al menos ese es el mensaje del dirigente José Mieles sobre el nuevo equipo de la capital rumbo a la temporada 2021 de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF).

El sexteto –que surgió con el traslado de las Llaneras de Toa Baja a la ciudad capital– figura en el papel como uno de los equipos con más talento nativo, encabezado por dos jugadoras de la selección nacional, Natalia Valentín y la central Neira Ortiz.

“Hay que contar con las Sanjuaneras. Es un equipo grande, de mucho bloqueo, con mucho liderato y con jugadoras experimentadas”, dijo Mieles a EL VOCERO.

Mieles –quien fue elegido Dirigente del Año en 2017– no tiene dudas de que el millaje de sus principales jugadoras será clave para devolver el brillo a San Juan en su regreso a la liga desde la desaparición de las Capitalinas en 2016. “Yo creo que esa es una muy buena fortaleza que nos ayudará a tener una muy buena temporada”, precisó.

Las Sanjuaneras también tendrán en cancha a la experimentada líbero y exjugadora titular del sexteto patrio, Debora Seilhamer. Esta es, además, la líder de defensas de todos los tiempos del voleibol superior femenino.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

A ella se le suma la opuesto Génesis Collazo, la central venezolana Shirley Florián y la refuerzo estadounidense y medallista de plata en las Olimpiadas de Londres 2012, Destinee Hooker. También esperan por la reintegración de la central cubana Dulce María Téllez, quien desistió ayer del retiro.

Hooker debutó en la LVSF en 2010 con las Pinkin de Corozal y militó en el 2014 con las Criollas de Caguas. A ambos equipos los ayudó a conquistar el campeonato.

La segunda importada es la jugadora de nacionalidad italiana y estadounidense, Giovanna Milana, quien viene de debutar como profesional en la liga Pro A de Francia.

“Todavía tengo tiempo de ir ajustando algunas cosas y que el equipo se siga conociendo. Pero las veo bien. Estamos trabajando fuerte. Estamos en el periodo de agrupar todos los elementos de la cuestión física, la técnica y táctica porque hace ya un tiempo que no tocan el balón. Vamos de menos a más”, aseguró el dirigente.

El retorno del voleibol a San Juan vendrá cargado de altas expectativas porque en la última temporada que tuvo un equipo femenino, en 2016, llegó a la final de la LVSF, cayendo ante las ahora pentacampeonas Criollas de Caguas.

La temporada marcará también el regreso de Mieles a las canchas desde que en 2020 decidió tomarse el año libre tras dirigir por dos temporadas seguidas a las desaparecidas Indias de Mayagüez (ahora Leonas de Ponce).

El conjunto capitalino abrirá su temporada el 15 de junio visitando a las Changas de Naranjito en la cancha Gelito Ortega. En cambio, tendrá su primer partido como local ante las Criollas el 30 de junio en el coliseo Roberto Clemente.