Verdejo

Verdejo viene de vencer por nocáut en el primer asalto a Will Madera el pasado mes de julio en Las Vegas, ciudad en la que entrena bajo la tutela del cubano Ismael Salas.

Félix Verdejo tiene muy claro cuál es su norte: convertirse en campeón mundial en las 135 libras, y su combate ante el japonés Masayoshi Nakatani, el próximo 12 de diciembre en “La Burbuja” del hotel MGM Grand de Las Vegas será el primero paso hacia su anhelado objetivo.

El púgil boricua, que una vez fue considerado como uno de los súper prospectos del boxeo mundial, aseguró en entrevista con EL VOCERO que reconquistará la confianza de sus seguidores con una sonada victoria sobre Nakatani, un púgil que llevó a la distancia en 2019 al hoy campeón absoluto del peso ligero, Teófimo López.

Verdejo, de 27 años, pero hoy mucho más maduro de lo que fue en sus primeros años como profesional, mandó un mensaje a todos los peleadores que militan en las 135 libras, especialmente a López y a Vasiliy Lomachenko, dos púgiles que le han restado interés a una pelea con el boricua, y que vienen de estelarizar un gran combate del peso ligero.

“Nakatani no es un peleador que representa peligro para mi carrera”, expresó con gran seguridad Verdejo, quien tiene marca profesional de 27-1-17 KO’s. “Estoy haciendo el trabajo para salir victorioso y vengo con mucha hambre y no voy a permitir que le quiten el plato de comida a mi hija. Voy a buscar una victoria en las 135 libras para ir tras esos títulos mundiales”.

“Si Dios lo permite, todos los peleadores de las 135 libras, se darán cuenta de que estoy aquí y no he me ido. Todo el que esté aquí tendrá que pasar por mis manos. Estoy listo para pelear con todos ellos. Félix is back y lo verán el 12 de diciembre”, sostuvo en referencia a Lomachenko y al propio López quien podría decidirse por ascender a las 140 libras o hacer un par de defensas en las 135.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Verdejo viene de vencer por nocáut en el primer asalto a Will Madera el pasado mes de julio en Las Vegas, ciudad en la que entrena bajo la tutela del cubano Ismael Salas.

El exolímpico puertorriqueño aseguró recobrado la pasión que una vez pareció perder tras su firma como profesional luego de los Juegos de Londres 2012.

“Esa hambre, el deseo y las ganas, están ahí nuevamente. Estoy puesto para el problema. El nacimiento de mi hija me cambió nuevamente. Sé cuales son mis prioridades. Mi vida ha tomado un rumbo diferente. Tuve que darme contra la pared para darme cuenta de muchas cosas. Pero gracias a Dios estoy vivo para contarlo. Aprendí de la vida y ahora estoy más maduro en mis decisiones. Estuve en el tope y luego viví lo que era ser pisoteado por la misma gente que me puso a allá arriba. Aprendí a ser el mejor en lo que hago y la meta ahora es que cuando se hable de boxeo, esté mi nombre en esa lista. Seguimos marchando”, apuntó.

Las 135 libras es una de las divisiones más calientes en la actualidad, con López como campeón de los cuatro organismos. Las 140 también lucen muy atractivas con José Ramírez y Josh Taylor al tope, entre otros grandes nombres.

Editor de Deportes

Graduado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Arecibo. Cuenta con más de 22 años de experiencia en el periodismo. Especialista en boxeo y fue analista de este deporte para prestigiosas cadenas como ESPN.