Eric Cooper, umpire de las mayores que trabajó en la Serie Divisional de la Liga Americana hace apenas dos semanas, falleció. Tenía 52 años.

El comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, confirmó el deceso ayer.

Cooper falleció a consecuencia de un coágulo. En la semana, se había sometido a una cirugía, y se recuperaba en casa de su padre en el estado de Iowa.

Popular entre sus colegas, Cooper alcanzó a charlar con ellos el sábado sobre su recuperación.

Cooper debutó en 1996, como reemplazo en las menores, y llegó a las Grandes Ligas dos años después.

Su trabajo más reciente llegó este mes, en los playoffs, durante la serie en que los Yanquis de Nueva York barrieron a Minnesota. Estuvo en la segunda base el 7 de octubre, para el tercer juego en el Target Field.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Cooper laboró en la Serie Mundial de 2014, entre los Reales de Kansas City y los Gigantes de San Francisco. Se le encomendó esa misión en buena medida por su índice de éxito en los casos en que sus decisiones fueron revisadas mediante el video.

Las Grandes Ligas tomaron en cuenta sus números para elegir el cuerpo de umpires. Durante toda la temporada, sólo tres decisiones de Cooper fueron revocadas luego de consultar la repetición.

Cooper fue umpire en 10 Series Divisionales, cuatro Series de Campeonato y el Juego de Estrellas de 2005. Trabajó también en dos ediciones del Clásico Mundial de Béisbol.

Estuvo detrás del plato en tres juegos sin hit _dos de Mark Buehrle, incluido un juego perfecto, y uno de Hideo Nomo. Ocupó la misma posición en el juego que marcó el final de la carrera de Cal Ripken Jr.