Francisco Lindor

Francisco Lindor gesticula a sus compañeros después de conectar un sencillo en la sexta entrada el martes. 

Apenas van 18 juegos y Francisco Lindor ya comienza a sentir la presión de lo que significa jugar para el mercado de Nueva York.  

El campo corto cagüeño recibió el martes sus primeros abucheos con el uniforme de los Mets de Nueva York en la derrota 2-1 ante los Medias Rojas de Boston.

Era la parte baja del octavo episodio. Los Mets abajo por una carrera en el marcador. Había un out tras un ponche abanicando de Kevin Pillar. Lindor entró a la caja de bateo. Intentó ser paciente ante el relevista Matt Andriese. Bola, strike cantado, foul, bola, foul, bola y al séptimo lanzamiento conectó un indefenso roletazo a las manos de Andriese, quien lanzó al inicialista base Bobby Dalbec sin problemas.

Primero fueron unos zumbidos, según relató el periodista Mike Vaccaro, del periódico New York Post, pero después las 7,917 almas que entraron al Citi Field – limitadas por la pandemia – se dejaron sentir.  

Lindor se fue de 4-1. 

“No era lo mismo que 40,000 personas lanzando su veneno. Ni siquiera fue tan fuerte con 7,917 cuando realmente quieren aclararse la garganta. Pero se podía escuchar en Citi Field. Podías escucharlo en la televisión. Abucheos para Lindor. Abucheos para el hombre de $341 millones”, escribió Vaccaro.

Bueno, la verdad es que ni es el primero ni será el último en ser abucheado por su propia fanaticada. Los Mets también abuchearon – en su época – a legendarias figuras como Johan Santana o Mike Piazza.

Hasta Babe Ruth, Joe DiMaggio, Mickey Mantle, Derek Jeter y Mariano Rivera fueron abucheados por sus Yanquis de Nueva York. Y así, muchos otros peloteros y atletas.

Pero lo cierto es que Lindor atraviesa por un mal momento a nivel ofensivo desde que arrancó la temporada de las Grandes Ligas el pasado 5 de abril, cuatro días después de la fecha inaugural debido a unos casos positivos a covid-19 que hubo en los Nacionales de Washington.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Lindor acumula promedio de bateo de .212, con un jonrón y tres carreras remolcadas en 79 apariciones al plato. Su porcentaje en base y slugging (OPS) es de .593. Ha recibido diez bases por bolas y se ha ponchado en ocho ocasiones.

Por el contrario, a nivel defensivo, sigue siendo el mismo jugador que ganó dos Guantes de Oro cuando militaba con los Indios de Cleveland en la Liga Americana.

Con cinco juegos menos, los Mets juegan para récord de 9-9 en la División Este de la Liga Nacional.

“Nuestra fanaticada es muy apasionada. Apoya a nuestro equipo. Quiere que todos se desempeñen de manera consistente. Sentimos eso”, comentó el dirigente de los Mets, Luis Rojas, sobre los abucheos a Lindor.

“(Pero) es muy temprano en la temporada. Lo bueno es que los muchachos aparecen todos los días. Quieren dar a los fans lo que quieren. Esto es algo que hemos visto en el pasado aquí a lo largo de los años, cuando los muchachos están pasando por aprietos”, afirmó.

Cuando el boricua firmó con los Mets, se convirtió en el campo corto mejor pagado en la historia de las Grandes Ligas.

Lindor jugará en Queens por los próximos diez años. Así que, con toda probabilidad, será una relación de amor y unos cuántos abucheos. 

Los Mets culminan este miércoles su serie contra Boston.