Francisco Lindor

Francisco Lindor observa su bate durante un partido frente a los Filis de Filadelfia el domingo. 

Hace unos días, cuando Francisco Lindor recibió sus primeros abucheos por parte de la fanaticada de los Mets de Nueva York impaciente por verle producir, aseguró que no estaba en ningún bache ofensivo y que sus turnos eran de calidad.

Quizás tenía razón. Para él caer en un slump era irse en blanco en 35 turnos al bate.

Sin embargo, el torpedero cagüeño admitió el martes que no está en una buena racha justo cuando los Mets decidieron efectuar cambios en la plantilla despidiendo el lunes en la noche al entrenador de bateo Chili Davis y a su asistente, Tom Slater, tras la derrota de visitantes por 6-5 ante los Cardenales de San Luis que les puso foja de 11-12.

“La última vez que estuve aquí con ustedes (la prensa) dije que no estaba en un ‘slump’ (bache ofensivo), pero ahora sí lo estoy”, señaló Lindor en una conferencia virtual con varios medios. “Es fuerte. No es divertido estar ‘struggling’. No es la situación ideal para comenzar con los Mets de Nueva York. Pero cuando salga de esta tendré una buena racha”.

Lindor tiene un promedio de bateo de .163 y atraviesa un mal momento al irse en blanco en sus últimos 21 turnos al bate. Acumula dos hits extrabase, tres producidas y un porcentaje en base bajo de .494.

Pero, en general, Nueva York ha tenido problemas con corredores en posición de anotar (un promedio de bateo de .207 y un porcentaje en base de .582), también un aspecto problemático la campaña anterior cuando el popular Davis trabajó a distancia desde su casa en Arizona debido a preocupaciones por el coronavirus.

El equipo también ha tenido falta de potencia en el plato, una gran sorpresa para una alineación que incluye a Pete Alonso, Michael Conforto y Dominic Smith. Los Mets son últimos en las Mayores en carreras y jonrones, y ocupan la posición número 27 en porcentaje de bateo.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

El campo corto boricua aseguró estar dolido por el despido de Davis y Slater.  

“Me rompió el corazón. Estaba triste. Es fuerte ir a donde tu familia y decirle que se tienen que ir. No es fácil. Me dolió”, dijo el ganador de dos Guantes de Oro.

Ante la pregunta de si se sentía responsable por el despido de Davis y Slater este comentó que "sí estoy en un slump. No estoy desempeñando lo mejor de mis habilidades. Pero Chili no puede batear por mí. Eso está todo en mí. Si yo estuviera bateando, ¿todavía él tuviera su trabajo? No lo sé. No tengo nada que ver con esta decisión. Sí asumo un poco de responsabilidad. Yo quiero batear. Quizás si yo estuviera bateando, él tuviera su trabajo. Pero no lo sé. No tengo que ver nada con esa decisión. Me duele”, recalcó.

Lindor sostuvo que solo necesita batear.

“Mecánicamente me siento bien. Lo más que necesito son hits. Y necesito ayudar al equipo a ganar. Todos esperamos resultados. Tengo que empezar a producir y hacerlo mejor”, apuntó.

Los Mets disputan esta noche, a las 7:45 p.m., su segundo partido de la serie de cuatro frente a San Luis en el Busch Stadium.  

Lindor firmó un contrato multimillonario con los Mets por diez años y $341 millones, siendo el mejor torpedero pagado en la historia de las Grandes Ligas.