Franklin Gómez

Gómez se mantiene entrenando en Pensilvania. 

Franklin Gómez irá sin presiones a sus terceros y últimos Juegos Olímpicos.

La longeva carrera de sobre 20 años libre de lesiones serias –pero repleta también de un sinnúmero de momentos memorables– le hace pensar al luchador olímpico puertorriqueño que es momento de enfocarse y disfrutar su desempeño sobre el tapiz.

El luchador olímpico Franklin Gómez continua su preparación rumbo a los juegos olímpicos en Tokio. #RumboaTokyo2021

Gómez quiere entrar por tercera ocasión al escenario olímpico sin las presiones del podio. Tampoco quiere remediar aquella mala experiencia de Río 2016.

“Ya hay más edad. Yo espero que sean mis últimas Olimpiadas. Han sido demasiados años de entrenamientos y sacrificios. Quiero enfocarme en el presente, disfrutarlo y sentir el privilegio de estar compitiendo. No hay nada más refrescante para mí que ser un digno representante de Puerto Rico”, expresó con seguridad Gómez a EL VOCERO.

El boricua compitió en las ediciones de las Olimpiadas en Londres 2012 y Río 2016. En esta última vivió uno de los momentos más complicados de su carrera luego de que uno de los jueces del combate ante Ikhtiyor Navruzov, de Uzbekistán, revirtiera una movida que favorecía al boricua y le arrebatara las opciones de luchar por la medalla de bronce.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Ahora nada de eso está en la mente de Gómez. “Realmente lo que ahora está en mi corazón es estar lo mejor entrenado posible y dar lo mejor de mí basado en el potencial que tengo. Si llego a estar en situaciones medio nebulosas, medio raras, eso está fuera de mi control. Mi trabajo es tratar de representar a Puerto Rico dignamente y hacer lo mejor. Eso trae luz en medio de tanto caos y violencia. El resto lo dejo en las manos de Dios”, expresó el experimentado luchador de manera introvertida, aunque con casuales destellos de su único buen sentido del humor.

El olímpico, de 36 años, ya se recuperó de unas molestias en su hombro derecho que le aquejaron en marzo del año pasado, cuando consiguió su boleto olímpico en Canadá.

Ahora se mantiene entrenando saludable en Pensilvania rumbo a su debut en la división de 74 kilos de los Juegos Olímpicos de Tokio, que se celebrarán del 23 de julio al 8 de agosto. “Hay días que son bien fuertes. Otros son más tranquilos. Hago dos entrenamientos al día y el primero es normalmente como a las 8:30 de la mañana. Me dedico mucho a las técnicas, las cosas que estamos tratando de mejorar. A eso de las 3:00 de la tarde volvemos a la lucha dura”, narró el olímpico.

Gómez –quien nació en Puerto Plata, República Dominicana– tendrá el último de los eventos preparatorios durante el Campeonato Panamericano de Lucha en Guatemala, del 27 al 30 de mayo.

El luchador forma parte junto al velerista Enrique “Quique” Figueroa y a la canastera Pamela Rosado del grupo de atletas más veteranos que por ahora conforman la delegación de 26 boricuas rumbo a las Olimpiadas.

El abanderado boricua en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 ostenta un abultado resumé de logros que se resumen en siete medallas de oro, cuatro de plata y seis de bronce a lo largo de su fructífera carrera en la NCAA y con la delegación nacional.