Buccaneers Gronkowski Football

Rob Gronkowksi abrió la puerta a la posibilidad de su regreso a la NFL hace dos meses, cuando jugó a lanzar el balón con Tom Brady.

Aquella vez, le dijo al quarterback seis veces campeón del Super Bowl que tenía la inquietud de jugar nuevamente si se presentaba "la oportunidad ideal".

Brady, quien estaba a punto de convertirse en agente libre y firmar un contrato de dos años y 50 millones de dólares con los Buccaneers de Tampa Bay, estaba intrigado.

"Tuvimos una charla. No hubo presión de ningún lado. Realmente nos juntamos para lanzar el balón", recordó el miércoles Gronkowski, un día después de que los Bucs completaron el canje con los Patriots para adquirir al tight end elegido cuatro veces al equipo All Pro.

"Pocas veces hablamos de su cuál sería su decisión o en dónde me encontraba yo. Pero sí hablamos de que tenía esa curiosidad de nuevo. Le dije que definitivamente estaba interesado en su decisión, incluso si regresaba a los Patriots y en la posible oportunidad de reconectarnos", agregó Gronkowski. "Ahí comenzó la conversación y a él le entusiasmó".

Los Bucs enviaron una selección de cuarta ronda —139 general— a los Patriots. A cambio, obtuvieron una selección de séptima ronda (241) y, desde luego, a Gronkowski, quien se retiró hace 13 meses, después de nueve temporadas y tres títulos de Super Bowl con Nueva Inglaterra.

El jugador de 30 años dijo que siempre respetará y apreciará el tiempo que pasó con el entrenador Bill Belichick y el dueño de los Patriots Robert Kraft. Sin embargo, expresó que está entusiasmado por un nuevo comienzo con Brady en Tampa.

Gronkowski fue uno de los tight ends más dominantes de la liga con los Patriots, completando 521 recepciones para 7.861 yardas y 79 touchdowns —la tercera mayor cantidad de recepciones para un tight end en la historia de la NFL, sólo detrás de Antonio Gates (116) y Tony González, miembro del Salón de la Fama (111).

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Se trata de uno de cuatro tight ends, junto con González, Jason Witten y Travis Kelce, con cuatro temporadas de más de 1.000 yardas en recepciones. Con 28 partidos de más de 100 yardas, Gronkowksi está sólo por detrás de González (31).

Dijo que se retiró del fútbol americano después de ayudar a que los Pats ganaran el Super Bowl en febrero del 2019, para darle a su cuerpo la oportunidad de sanar tras innumerables lesiones en su carrera.

En nueve temporadas con Nueva Inglaterra ganó nueve títulos divisionales y disputó ocho finales de la Conferencia Americana. Avanzó a cinco ediciones del Super Bowl. En 16 partidos de postemporada atrapó 81 balones para 1.163 yardas y 12 touchdowns.

Los Bucs han disputado sólo 15 duelos de playoff en los 44 años de historia del equipo, y ninguno desde el 2007.

Eso podría cambiar con Brady y Gronkowski.

Y fue Brady la razón por la que Gronkowski se mudó a Tampa, donde alguna vez tuvo una casa.

"Jugar con Tom es especial. Tenemos una gran química. Cada vez que estamos juntos es como en los viejos tiempos. No importa si estamos un mes o seis meses separados, salimos y lanzamos el balón como si fuera una práctica normal", dijo el tight end.