FIBA

Para mantener vivo su sueño olímpico, la selección nacional femenina de baloncesto tuvo que luchar contra una aguerrida escuadra de Cuba y sortear un alegado acto de brujería previo al último juego en el Preclasificatorio Olímpico disputado en Edmonton, Canadá.

Resulta que el dirigente de Cuba, Margarito Pedroso, echó un polvo misterioso alrededor del equipo boricua antes del crucial duelo, según narraron el técnico de Puerto Rico, Gerardo “Jerry” Batista, y la estelar armadora Dayshalee Salamán.

“El coach de Cuba intentó hacernos una brujería. Estaba caminando alrededor de la cancha y tiró un polvo. Tiró por el lado donde estaba Dayshalee (Salamán). Después fue al camerino de nosotros y tiró otro polvo. Y marcó las sillas del banco con polvo”, contó Batista a EL VOCERO un día después de asegurar el boleto al Preolímpico con una sufrida victoria por 83-81 ante Cuba.

“Nos tuvieron que cambiar las sillas porque no nos íbamos a sentar ahí”, dijo el veterano técnico. “Yum (Ramos) hizo un reporte a FIBA que se va a encargar de investigar la situación. Los miembros de FIBA lo vieron”.  

De hecho, Batista confesó que no le dio la mano a Pedroso ni antes ni después del juego. El trato hacia las jugadoras cubanas fue diferente porque, según dijo, “estas no tuvieron nada que ver con la situación”.

Por su parte, Salamán relató que donde primero Pedroso comenzó a tirar el polvo fue en sus piernas.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Cuando me doy cuenta le digo a la trainer: ‘ese hombre me acaba de tirar un polvito’. Cuando nos quedamos mirándolo, lo vimos tirando el polvo alrededor de cada una de nosotras y llegó hasta nuestro camerino. Ahí le digo a Jerry y Jerry se lo comunica a Yum. Ahí él siguió hasta nuestro banco y a todas las sillas y nuestras botellas de agua también le echó”, dijo. “Yo nunca había visto algo así”.

Después de la victoria, un miembro del cuerpo técnico y las jugadoras de Puerto Rico celebraron el triunfo lanzando talco hacia arriba, según un video divulgado por la Federación de Baloncesto de Puerto Rico.

En Cuba, la brujería es una práctica religiosa muy común que utiliza polvos mágicos para embrujar o hacer maleficio. Pero contra el quinteto boricua no le funcionó.

Puerto Rico buscará el próximo febrero su boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 por primera vez en la historia del baloncesto femenino. Cuba, en tanto, deberá esperar otro ciclo olímpico para obtener el pase que no consiguen desde Sídney 2000.