Berríos y Báez

Unos sonrientes Javy Báez y José Berrios posan para el lente de EL VOCERO previo a la actividad de firma de autógrafos. 

Tener a Javier Báez y José Berríos como inversionistas y embajadores de la nueva cadena de restaurantes Taquiza pudiera ser una ventaja para el operador legal de dichas franquicias, Sammy Zapata.

Tanto Báez como Berríos son dos figuras destacadas y reconocidas del béisbol puertorriqueño, que por sus hazañas dentro del terreno de juego de las Grandes Ligas han brillado por sí solos. Además, muchas personas siguen sus pasos por sus logros y talentos.

Pero para Zapata, tenerlos fuera del terreno del juego, en la otra faceta que ahora tienen como nuevos empresarios, puede significar una presión extra.

“La realidad es que ellos son inversionistas y embajadores. Tenerlos de embajadores de Taquiza es una ventaja. Pero es más presión para nosotros porque hay que mantener una consistencia de cuidar su imagen y cumplir con la exigencia que ellos tienen de emplear familias”, reconoció Zapata a EL VOCERO.

En apenas cuatro meses, lo que empezó como una intención de hacer un chinchorro para compartir entre ellos, terminó en la apertura de una primera franquicia en Toa Baja (frente a Holsum), y recientemente otra en Gurabo, en el tercer piso del estadio Evaristo “Varo” Roldán.

“La misión es crear talleres de trabajo. Es como estábamos hablando los otros días. Ellos me decían: ‘Yo prefiero invertir mi dinero en Puerto Rico en vez de estar en bonos y bolsas de valores. Que (la inversión) nos den frutos y que el pueblo se beneficie’. De ahí las exigencias de ellos”, comentó el también gerente de operaciones y asistente ejecutivo de los estelares peloteros.

De acuerdo con Zapata, 77 familias “comen gracias a Taquiza” y al producto que los tres han creado con el capital del dúo de peloteros y el apoyo de un amplio grupo de trabajo.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

El pasado viernes, Báez y Berríos estuvieron en el nuevo restaurante ubicado en Gurabo, donde compartieron siguiendo los protocolos de salubridad con decenas de niños. Todos comieron gratis y recibieron regalos y autógrafos.

Berríos y Báez

Los peloteros José Berríos (der.) y Javier Báez dieron comida gratis, regalos y autógrafos a varios niños del municipio de Gurabo en el restaurante Taquiza.  

“Parte también de la política de ellos es que vamos a regalar comida a los niños. Lo hicimos hace unos meses en Toa Baja. Regalamos almuerzo para 1,000 niños en un drive-thru que hicimos. Pero en Gurabo, como el restaurante queda en un tercer piso, pues se coordinó y se identificaron 40 niños de comunidades especiales. El municipio, con la alcaldesa Rosachely Rivera, se encargó de llevarlos allí siguiendo todo el protocolo y recibieron regalos, autógrafos y comida gratis”, detalló Zapata.

“Porque todo restaurante Taquiza que abra regalará comida a los niños antes de vender un taco”, agregó.

Tanto Zapata como Báez y Berríos esperan llevar próximamente sus tacos de pana y malanga —la especialidad de la casa—, así como su aguacate relleno de churrasco y su cocina creativa a Fajardo (frente a Seven Seas), Cabo Rojo (en el poblado de Boquerón) y la Placita de Santurce.

“Estamos creando un ambiente familiar, que es lo que queremos; además de traer alegría al pueblo de Puerto Rico y expandir el proyecto lo más que podamos”, comentó Báez, campo corto de los Cachorros de Chicago.

“La realidad es que siempre nuestro compromiso es con los niños”, manifestó, en tanto, Berríos, lanzador de los Mellizos de Minnesota. “Tenemos personas como Sammy Zapata, que a través de él comenzamos en este nuevo proyecto que es una bendición del cual vamos aprendiendo para cuando nos retiremos tener algo que hacer”, como invertir y crear empleos para el pueblo puertorriqueño que aplaude sus ejecutorias dentro y fuera del terreno de juego.