Jonathan Rodríguez

El escolta-alero Jonathan Rodríguez se las ingenia para mantener entretenida a la fanaticada del baloncesto.

Estaba previsto que Jonathan Rodríguez y sus Santeros de Aguada recibieran hoy a los Leones de Ponce, en lo que se anticipaba como un interesante duelo por la noche en el inicio de la sexta semana del torneo 2020 del Baloncesto Superior Nacional (BSN).

En vez de ello, Rodríguez estará entrevistando a Gaby Belardo, el armador-escolta de los Brujos de Guayama, como parte de un innovador proyecto titulado Basketball After Dark, que lanzó el pasado miércoles, 1ro de abril, por su cuenta de Instagram (jrodrican03).

Sin baloncesto y encerrado en su casa por culpa de la pandemia mundial del coronavirus (Covid-19), el estelar escolta-alero de los Santeros entrevistará a jugadores elites y leyendas del básquet del ámbito local e internacional

“Eso fue aquí pensando y analizando qué cosas podía hacer. Muchos fanáticos se pasaban preguntando qué hacíamos durante la cuarentena y pensé: ‘¿Cómo puedo hacer?’ Normalmente las entrevistas que nos hacen son con personas como ustedes (los periodistas). Pero, ¿de un jugador a otro jugador? Que la gente pueda escuchar a dos jugadores hablando del tema y contando anécdotas. Es algo nuevo que no se ha visto en el BSN. Estudié y pregunté sobre el tema y de ahí salió Basketball After Dark”, explicó Rodríguez a EL VOCERO sobre el innovador proyecto.

Y el nombre, ¿cómo surgió? Se le preguntó al canastero de 32 años.

“Estoy encerrado en cuatro paredes. Yo ahora mismo estoy viviendo en (Fort Myers) Florida. No podemos salir a ninguna parte. Estamos de día afuera y oscuro adentro de la casa, donde vamos a hablar de basket a los fanáticos. Sé que hay demasiados fanáticos alrededor del mundo”, aclaró el bayamonés.

El primer episodio contó con la participación del armador de los Capitanes de Arecibo, Walter Hodge. El segundo, tuvo al escolta también de Arecibo, David Huertas. El tercero, fue con su compañero de equipo en Aguada, el armador Kevin Maura. El cuarto tuvo al mexicano Lorenzo Mata, con quien jugó en Querétaro, en México. Y ayer tuvo a José Juan Barea, de los Mavericks de Dallas. Todos los domingos, habrá un invitado especial.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Cada episodio dura 45 minutos, aproximadamente, y el objetivo es dialogar de forma amena con los jugadores sobre sus inicios, algunas anécdotas especiales, cómo sobrellevan ahora mismo la cuarentena y las preguntas que tengan los fanáticos.

“Pero no quiero que sea monótona. Por ejemplo, Walter siempre ha sido un ‘underdog’ (no favorito). Nunca estuvo en ningún programa nacional y quería hablar con él sobre su historia como jugador. Con David fue más personal y hablamos de las cosas que hace en su diario vivir, cuáles son sus jugadores preferidos de la NBA y el BSN. Fue más informal. Quiero que la gente se identifique con el jugador y que vean su lado humano”, comentó Rodríguez a la vez que indicó que los comentarios que ha recibido han sido positivos y provenientes de muchas partes del mundo como Australia, Argentina, México, Chile, República Dominicana y Puerto Rico.

Además de Belardo, esta semana el menú incluirá a Victor Liz (martes), Ysmael Romero (miércoles), Michael Lizarraga (jueves), Rigoberto Mendoza (viernes), Natalia Meléndez (sábado) y un jugador sorpresa de los actuales Warriors de Golden State (domingo). Todas las entrevistas serán en vivo a partir de las 8:00 p.m.

Y si se reanuda el BSN, ¿qué hará? Se le preguntó.

“Por el momento esto es ahora. No sabemos cuán largo va a ser esto y lo hago para entretenernos. Esto es más para los fanáticos, para que tengan algo con qué entretenerse. Algo sano y que no estén pensando en el miedo”, expresó.

“Pero no sabemos las vueltas que da la vida. Me interesa. Yo estudié ciencia deportiva, pero a mí siempre me ha gustado todo esto que tiene que ver con entrevistas, comentarista y siempre me ha gustado desde chiquito y gracias a Dios me desenvuelvo bien”, apuntó Rodríguez, quien se mantiene entrenando diariamente. Y entreteniendo, claro está.