Italia Serie A

Cristiano Ronaldo, de frente, lucha por el balón con Simon Kjaer durante un partido de la Serie A el miércoles. 

La racha invicta de 27 partidos que ostentaba el Milan se cortó abruptamente el miércoles, con una derrota por 3-1 ante la Juventus, monarca vigente de la Serie A, que renovó así sus esperanzas de conquistar su décimo título consecutivo.

Federico Chiesa consiguió un doblete por la Juve, mientras que el estadounidense Weston McKennie logró el tercer tanto. Milan no había caído en la liga desde marzo, una racha que se remontaba a la campaña anterior.

Davide Calabria había empatado poco antes del descanso por el Milan, que era el único equipo invicto en las cinco principales ligas de Europa.

Pese al tropiezo, los Rossoneri siguieron en la primera posición, con un punto de ventaja sobre el Inter, que cayó por 2-1 en su visita a la Sampdoria. La Juve trepó al cuarto sitio, siete unidades detrás del Milan y con un encuentro menos.

Una derrota para la Vecchia Signora habría estirado a 13 puntos la ventaja del Milan y habría dejado en serio riesgo la posibilidad de que el conjunto de Turín extendiera su racha de nueve coronaciones seguidas en Italia.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Tanto el Milan como la Juve debieron prescindir de jugadores por casos de coronavirus. Los locales acusaron además varias ausencias por lesión, incluida la del astro sueco Zlatan Ibrahimovic.

Chiesa estremeció un poste antes de abrir el marcador a los 18 minutos, cuando aprovechó un pase de talón que le envió el argentino Paulo Dybala, para disparar pegado al poste izquierdo. El tanto coronó una vertiginosa jugada de pared.

Wojciech Szczesny, arquero de Juventus, debió intervenir en varias ocasiones para salvar su valla, antes de que el Milan igualara, a cuatro minutos del entretiempo, con una veloz contra que culminó con un servicio del portugués Rafael Leão y un tiro de Calabria al ángulo superior derecho

Chiesa restituyó la ventaja de los Bianconeri a los 62 minutos, pero se lesionó unos segundos después. Su reemplazo McKennie marcó a los 76 con un tiro corto, tras un buen trabajo de Dejan Kulusevski por la banda derecha.