Carlos Correa

En total 25 niños y niñas puertorriqueños recibieron obsequios, mientras que otros 45 de Houston también fueron sorprendidos por la iniciativa del Novato del Año en la Liga Americana en 2015. 

Carlos Correa

Carlos Correa firmó estatuillas y pelotas de béisbol para ser enviadas por correo postal a los 70 niños y niñas escogidos por su fundación. 

Para Carlos Correa, sacarla del parque cobra un significado distinto en épocas festivas como la Navidad.

Aún en medio de la pandemia de coronavirus (Covid-19), el estelar torpedero boricua reiteró el compromiso que por los pasados cuatro años lo ha movido a ayudar a los más necesitados en Houston y Puerto Rico.

El pelotero de los Astros en las Grandes Ligas apadrinó —por medio de su fundación Correa Family Foundation (CFF)— un total de 70 niños pacientes de cáncer para darles un giro a un complicado año de lucha contra la pandemia y la enfermedad que les aqueja.

Correa obsequió memorabilia de béisbol autografiada y certificados de regalo a todos los integrantes de las familias seleccionadas, además de cumplir varias peticiones que les hicieron llegar los niños y las niñas.

“Este año ha sido extremadamente difícil para todos, pero en especial para estos niños luchando contra el cáncer, y sus familias. Por eso nuestra familia ha trabajado aún más fuerte para compensar las dificultades de 2020 y poder llevar un poco de alegría a nuestros verdaderos héroes”, expresó Correa en declaraciones escritas a EL VOCERO.

Este tipo de actos no es nuevo para Correa y su esposa Daniella, quienes en 2017 comenzaron sus actos benéficos con comunidades necesitadas.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Esta vez hicimos unas cajitas bien bonitas que incluyeron certificados de regalo, memorabilia firmadas por él y por su hermano Jean Carlos. También donó un billar personal a la Casa Ronald McDonald, que son los que dan servicios a los niños con cáncer”, precisó por su parte el presidente de CFF, Ricardo Flores, a este rotativo.

Carlos Correa

Uno de los niños recibe su obsequio en un hospital especializado en tratamiento contra el cáncer en Texas. 

Entre los otros deseos que cumplió el pelotero oriundo de Santa Isabel se encuentra el de Keyris Matos Otero, una niña puertorriqueña de 13 años diagnosticada con cáncer.

Correa le obsequió un perro que ahora servirá de compañía tanto a ella como a su padre, quien también libra una batalla contra la enfermedad.

“Se identificó una niña de Puerto Rico, que el papá desarrolló cáncer también, para regalarle un perro que ella quería de Navidad. Hemos estado bastante activos y al final serán cerca de $40 mil dólares en regalos y donaciones en Navidad solamente enfocados en los niños con cáncer”, detalló Flores, quien es además director clínico del Texas Children's Cancer Center.

En total 25 niños y niñas puertorriqueños recibieron obsequios, mientras que otros 45 de Houston también fueron sorprendidos por la iniciativa del Novato del Año en la Liga Americana en 2015.

“La pandemia ha afectado a nuestros niños con cáncer de manera significativa debido a que las donaciones han disminuido drásticamente y tampoco podemos recibir visitas especiales a los hospitales para alegrarlos”, concluyó Flores.