Lakers

LeBron James se abraza a sus compañeros de equipo luego de vencer al Heat. 

Esta vez, los Lakers de Los Ángeles no le dieron un segundo aire al Heat de Miami para ganar el título de la NBA. De eso se encargó el Jugador Más Valioso, LeBron James.

Con un triple-doble de James, los Lakers pusieron fin a la sequía de campeonatos al vencer el domingo 106-93 al Heat de Miami en el sexto juego de las Finales de la NBA en Lake Buena Vista, Florida, para dominar la serie 4-2 y cerrar una temporada histórica en medio de una pandemia.

Cinco canasteros del conjunto angelino anotaron en doble dígito, liderados por James quien anotó 28 puntos, atrapó 14 rebotes y repartió 10 asistencias para llevarse su cuarto MVP en una final. Rajon Rondo y Anthony Davis – quien consiguió su primer anillo – contribuyeron con 19 tantos, seguido por K. Caldwell-Pope con 17.

Danny Green – criticado y amenazado tras fallar un triple decisivo en el quinto duelo – aportó 11.

Los Ángeles no ganaba desde que conquistó el ‘back-to-back’ en las temporadas 2008-09 y 2009-10 de la mano del fenecido Kobe Bryant.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Para James este fue su cuarto campeonato e igual número de MVP, tras ganar con Miami (2012 y 2013) y Cleveland (2016).

El astro de los Lakers además hizo historia al convertirse en el primer jugador en disputar 260 partidos en los playoffs.

Los Lakers tuvieron un segundo cuarto frenético en el que prácticamente noquearon al Heat 36-16 para terminar la primera mitad con ventaja de 28 puntos (64-36).

Esta vez, Jimmy Butler no pudo cargar a su equipo a lograr el milagro, tal como hizo en el quinto juego. Butler terminó con apenas 12 puntos. Bam Adebayo lideró la ofensiva con 25 tantos y diez capturas. Jae Crowder también aportó 12 unidades. Duncan Robinson agregó diez.

Los Lakers cerraron el año dedicándole el campeonato a Bryant y su hija Gigi, quienes fallecieron trágicamente el pasado febrero, y haciendo un reclamo por la justicia racial.