Los Díaz en China

Melanie Díaz, Bladimir Díaz y Adriana Díaz, posan a su llegada a Weihai. > Suministrada

Nota del Editor: Uno de una serie de relatos que serán compartidos por el entrenador Bladimir Díaz durante su paso por China junto a sus hijas Adriana y Melanie.

¡Al fin!. Llegamos a la ciudad de Weihai provincia de Shandong, China, escenario de la Copa del Mundo.

Fue un viaje demasiado largo para unos habitantes de una isla caribeña de 100 x 35 como lo es nuestro amado Puerto Rico.

Sin embargo, los paisajes y la cercanía con la que pude ver campos de arroz y otros métodos de cultivos de alimentos me parecieron muy interesantes.

¿Qué imágenes tengo en la mente?. La de gente trabajadora, sin importar los lujos, ni las comodidades, laborando con su flamante bandera de China frente a sus pequeñas casas.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Salimos a las 6:30 am y llegamos mas o menos 8 pm. Unas 13 horas de viaje por carretera. El sistema de ubicarnos en las guaguas era que solo aquellos que llegamos el día 19 de octubre nos trasladaríamos conjuntamente en el mismo vehículo. Había que ocupar una sola fila de asiento por persona dejando dos vacías entremedio. El aire acondicionado no lo prendieron por medida de precaución ya que todavía seguimos en cuarentena.

Sentimos cada hoyo en la carretera ya que la suspensión del vehículo no era la mejor. Como quiera nada se compara con ver tanta diversidad de terrenos y métodos rurales de producción. Un cielo grisáceo en contraste con el cielo brillante y hermoso de Puerto Rico.

En cuanto a nosotros, ahora estaremos en este centro hasta el 10 de noviembre fecha en que se termina la Copa Mundial Individual 2020.

Seguimos superando etapas y nos vamos llenando de emoción cada vez que nos acercamos al ambiente que hemos extrañado desde hace siete meses. El ambiente es bonito, las facilidades impecables y el personal de primera. Su amabilidad y deseo de hacer las cosas bien es extraordinaria. Sentimos el calor del pueblo chino tratando de dar lo mejor de ellos para que nos sintamos bien en todo momento.

Bueno, a la hora que estoy escribiendo estas líneas son las 3:00 a.m. del sábado en China (3:00 p.m. de viernes en la Isla). Mi reloj biológico todavía sigue luchando por adaptarse a este lugar del mundo. Pronto les cuento sobre eso. Ahora me preparo una taza de té y a seguir trabajando con el análisis de las jugadoras porque que esto apenas comienza.