Los Indios se apoyan en su rotación y Lindor

Francisco Lindor sale del campo durante el entrenamiento. 

CLEVELAND — Este podría haber sido el año de Cleveland. Quizá aún pueda serlo.

En condiciones normales, con una de las rotaciones de abridores más fuertes, un cuadro interior repleto de estrellas, experiencia en la postemporada y uno de los mejores mánagers, los Indios afrontaban el 2020 con una magnífica oportunidad de poner fin a su sequía de 71 años sin título de la Serie Mundial, la más larga en las Mayores.

En este nuevo y cambiante mundo, podría ser su última buena oportunidad en algún tiempo.

Con el calendario al que le han recortado 102 partidos debido a la pandemia de Covid-19, los Indios comenzarán una sprint de 60 juegos en el verano que podrían ganar tan fácil como cualquiera. Cleveland tiene los brazos, suficientes bateadores y en Terry Francona al mánager perfecto para motivar y saber usar a los jugadores durante esta extraña campaña.

Nada ha cambiado para Francona. Claro, tendrá que dirigir detrás de una mascarilla y eso le será menos difícil desde que dejó su costumbre de la goma de mascar. Cuando finalmente inicie la temporada el 24 de julio, después de un retraso de tres meses, habrá un sentido de urgencia nunca visto.

“Empezamos y todo lo que hacemos cuenta”, reconoció tras la práctica en el Progressive Field en una mañana de julio con buen clima. “Quiero decir, en 50 años cuando alguien vea la parte de atrás de una alineación, no les va a importar que tuvimos un virus del que probablemente nunca han escuchado. Eso es el béisbol”.

La temporada pasada los Indios no alcanzaron los playoffs por primera vez desde 2015, terminaron ocho juegos por detrás de los Mellizos de Minnesota, que desbancaron a Cleveland como reyes de la División Central de la Liga Americana.

Las lesiones e inconsistencia plagaron a los Indios en el 2019 y se estancaron en su intento de clasificarse a la postemporada cuando el tercera base José Ramírez se fracturó la mano a finales de agosto y el dominicano necesitó de una cirugía.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Sin importar que la temporada iniciara en marzo o julio, el futuro del estelar campocorto Francisco Lindor recae en el equipo. El boricua de 26 años se ha convertido en uno de los mejores jugadores y un talento fuera de serie que puede incidir en el juego de varias formas.

El contrato de Lindor expira en 2021 y ha rechazado varias ofertas para firmar a largo plazo con los Indios, que están cortos de dinero y no pueden pagarle a manos llenas. El dilema para la directiva de Cleveland es si retener a Lindor e intentar ganar la Serie Mundial hasta que se convierta en agente libre o cambiarlo por prospectos.

La pandemia añadió una capa de intriga a la compleja situación de Lindor y ha resaltado la necesidad urgente de ganar ahora.

Si se lleva a cabo la temporada, un equipo será campeón. Aunque podrían agregarle un asterisco, los Indios gustosamente pondrían su nombre a su lado.

La alineación de Francona podría ser una de las más flexibles de las mayores. Todo el cuadro interior — Lindor, Ramírez, el segunda base César Hernández y el primera base Carlos Santana -— son bateadores ambidiestros, dándole a Francona el lujo de poder responder a pitchers derechos o zurdos.

Lindor, muy productivo como primero al bate, podría ser el tercero en el orden ofensivo.

“Es posible que pongamos a todos esos ambidiestros 1-2-3-4”, dijo Francona.