Magdiel Rivera

El pilot Magdiel Rivera fue reconocido como Dirigente del Año por su labor al mando de los Mulos. 

Literalmente, los Mulos de Juncos salvaron la temporada 2019 en la Liga de Voleibol Superior Masculino (LVSM) que inicialmente había sido cancelada por la falta de equipos.

Su actuación a lo largo de la campaña los hizo merecedores de diferentes reconocimientos de forma individual, pero además de eso, se quedaron a un triunfo de avanzar a su primera serie final en apenas su primera campaña.

Así de satisfactorio fue su debut en el voleibol superior. Y los integrantes del sexteto, que se eliminó el miércoles en siete partidos ante los Indios de Mayagüez, están satisfechos aunque no complacidos totalmente.

“Fue un año de mucha satisfacción y de mucho crecimiento. Cuando evaluamos la temporada, buscar un año como este, seria injusto de mi parte mencionar algunas situaciones adversas porque aparte de todos los premios que han salido, ganamos el construir una cultura y una familia”, mencionó Rivera en entrevista con EL VOCERO.

Los Mulos fueron eliminados en siete encuentros en la serie semifinal A. 

Juncos cargó con un botín de reconocimientos individuales. El propio Rivera fue homenajeado como el Dirigente del Año. El opuesto Pablo Guzmán fue seleccionado ayer como el Jugador Más Valioso, mientras que el colocador Arturo Iglesias cargó con el premio al jugador de Más Progreso.

Además, el también opuesto Dimar López se agenció el Regreso del Año y el apoderado Iván Romero fue escogido como el Ejecutivo del Año. Por su parte, el atacante Gianlucca Grasso se llevó el Novato del Año y José Mulero el Líbero del Año. 

“Seríamos egoístas si resaltamos los premios individuales que tuvimos. Seríamos injustos con cada uno de los jugadores que confeccionó el grupo. Sin que se quede nadie, son meritorios del reconocimiento para el equipo del año. Fuimos un gran equipo por lo que hicimos de manera colectiva”, añadió.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Desde el inicio de la confección del equipo, Rivera fue enfático en que su equipo saldría a competir. De hecho, no está sorprendido por lo que lograron. 

“Definitivamente cuando trabajas de manera disciplinada, organizada y con cultura, nunca tuve duda de que el grupo estaría donde llegamos. Este fracaso (la eliminación) no define el éxito. Nunca tuve duda de la capacidad individual y colectiva que tenemos.

“Hicimos un buen trabajo para agrupar estos muchachos”, agregó Rivera, quien también reconoció la labor de su cuerpo técnico. 

La franquicia junqueña nació a último momento y se convirtió en el sexto equipo que vi acción en la temporada.