LVSF

La liga tomará una decisión final para reanudar o cancelar en o antes del 27 de junio. 

Jugar sin público y no generar ningún tipo de ingreso no es una opción para la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF). Pero jugar sin público y obtener ganancias mediante la transmisión por televisión es una opción que la junta de apoderados de la LVSF evaluó el sábado para mantener vivas las esperanzas de reanudar la temporada 2020.

Jugar con público también es una alternativa que se analizó, pero sería siguiendo unos protocolos estrictos de higiene y seguridad, como por ejemplo utilizar un 30 o 50 por ciento de la capacidad de la cancha con asientos marcados, usar mascarilla y tomar la temperatura a toda persona que entre a la instalación deportiva.

La fecha límite para tomar una decisión final sobre reanudar o cancelar será en o antes del 27 de junio.

“Después de escuchar la opinión de los apoderados —que fue bastante fructífera— y discutir dos puntos: primero el de salubridad y segundo el punto del problema económico de volver a jugar, cuando sabemos que la posibilidad de volver a jugar con público va a ser mínimo, pues se consideró jugar en una sola cancha ya sea para transmitir los juegos por televisión o por internet”, expresó César Trabanco a EL VOCERO.

“Nosotros estamos empezando en la negociación (con una emisora televisiva) y entendemos que es una posibilidad (de jugar sin público). Tenemos un contrato con Wapa y estamos en eso. Pero de surgir otra (emisora), la analizaremos también”, sostuvo el líder de la Federación Puertorriqueña de Voleibol.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

La opción de jugar en una sola cancha es para facilitar el montaje, según explicó Trabanco. “Es simplemente (contar con) la participación de los equipos. La alternativa de jugar sin público es la última porque nuestra liga no se sostiene sin ningún público. Jugar sin fanáticos es totalmente imposible”, dijo.

De otra parte, el presidente federativo indicó que se analizaron las posibilidades de hacerles la prueba del coronavirus (Covid-19) a las jugadoras, sin costo adicional a los equipos. Además, en caso de reanudar la serie regular, esta será entre 15 a 18 juegos.

La fecha de un posible reinicio sería a finales de julio o principios de agosto. “La mayoría de los equipos ha jugado más de 12 juegos. Se daría más fácil terminar la temporada en septiembre y como muy tarde en octubre. La temporada de enero la moveríamos un poquito. No queremos cargar una cosa con la otra”, explicó Trabanco.

Algo positivo que sacó el galeno para un posible reinicio es que no hay compromisos internacionales con las selecciones nacionales y la mayoría de las jugadoras que participan en el extranjero —cuyas ligas inician normalmente el 15 de octubre— están en la Isla.

“Sabemos que el público está deseoso de ver deporte. Pero sí creemos que posiblemente la asistencia a las canchas se vean marcadamente reducida ya que la gente tiene que cuidarse. El virus llegó para quedarse por buen tiempo hasta tanto no llegue una vacuna. Y si empieza a tener mutaciones, va a tener una cepa diferente y esto se puede complicar”, sostuvo Trabanco. “Por tanto, todas nuestras determinaciones son velando por la salud de todos los participantes”, acotó.