Varias horas después que Maria Sharapova anunciara el miércoles que se retiraba del tenis profesional, la tenista boricua Mónica Puig le envió un mensaje cargado de mucho agradecimiento. 

Ambas tenistas entablaron una bonita amistad desde 2016, cuando Puig invitó a Sharapova a la primera edición de su torneo invitacional donde sostuvieron un partido amistoso en Puerto Rico.

Un año después, Sharapova regresó a la Isla por segunda ocasión para brindar ayudar junto a Puig tras el paso del huracán María.

"Felicidades por una carrera estelar, Maria Sharapova. Gracias por todo lo que  has hecho por nuestro deporte, gracias por estar allí para mí en los momentos más oscuros de Puerto Rico. Mostraste tu simplicidad, sinceridad, maravillosa personalidad y humildad a través de todo", escribió la medallista de oro olímpica en su cuenta oficial de Twitter. 

A los 32 años de edad, Sharapova puso fin a una carrera en la que conquistó cinco campeonatos de Grand Slam, alcanzó la cima del ranking mundial y purgó una suspensión de 15 meses por dopaje.

En un ensayo escrito para las revistas Vanity Fair y Vogue publicado en línea el miércoles, la exnúmero uno del mundo anunció su decisión de alejarse del deporte que la catapultó a nivel mundial con dos títulos en el Abierto de Francia, uno en el Abierto de Estados Unidos y uno en el Abierto de Australia.

Puig reconoció su grandeza de campeona dentro de las canchas. 

"Gracias por ser una gran amiga y un verdadero ejemplo de lo que realmente es ser una campeona. Si bien voy a extrañar verte en las canchas, no puedo esperar a ver qué te depara la vida para tu próximo capítulo. Te deseo lo mejor. Te lo mereces", concluyó Puig. 

Sharapova, quien se mudó a Florida cuando era niña, irrumpió en el tenis a los 17 años cuando ganó Wimbledon en 2004, sorprendiendo a Serena Williams en la final. 

Por los pasados años, Sharapova ha estado lidiando con problemas en el hombro derecho que le impidieron mantener su consistencia y escalar en el ranking mundial tras el escándalo por dopaje. 

Esta temporada, la también empresaria que estaba clasificada número 373 en el mundo apenas disputó dos partidos y perdió ambos. 

Sharapova cerró su carrera con 36 títulos.