Mónica Puig

Mónica Puig conquistó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016. 

La tenista puertorriqueña Mónica Puig todavía tiene muchos sueños por cumplir en su carrera. Por ejemplo, uno de sus mayores anhelos es ganar un grand slam en el circuito profesional de la Asociación del Tenis Femenino (WTA).

Sin embargo, su principal ilusión ahora mismo no tiene nada que ver con la WTA, cuyo torneo está en pausa por la pandemia del coronavirus (Covid-19). Su sueño es cargar y desfilar con la Monoestrellada en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021.

“Para mí representar a Puerto Rico en otras Olimpiadas es mi sueño y lo máximo. Sería un sueño ser la abanderada”, expresó Puig el martes en un conversatorio con el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur).

La medallista de oro olímpica en Río de Janeiro 2016 contó que quiere sentir esa felicidad de la que otros abanderados le han hablado al momento de ondear la bandera de Puerto Rico por el estadio olímpico.

“Yo hablé con Jaime Espinal antes de desfilar en el estadio olímpico en Río y le veías la cara. Era una felicidad pura que yo quisiera experimentar. Y ojalá en Tokio pueda tener ese honor tan grande porque sería un sueño cumplido”, agregó Puig. “Para Tokio voy con todo”.

Los nombres de otras atletas como Adriana Díaz (tenis de mesa) y Pamela Rosado (baloncesto) también resuenan para cargar con la bandera.

Antes de la llegada del Covid-19 y la posposición de los Juegos Olímpicos para el próximo año, la boricua de 26 años se encontraba inmersa en un proceso de rehabilitación luego de operarse su codo derecho en diciembre.

Por ello, Puig no había podido hacer su debut esta temporada – que sigue sin una fecha de reinicio – para comenzar a acumular puntos en el ranking olímpico de la WTA. Aun así, tenía casi un pie y medio en Tokio por ser la campeona defensora.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Ahora, Puig tiene bastante tiempo para recuperarse y comenzar a despuntar en el ranking donde está ubicada en el puesto 90. Pero no tiene muy claro si los circuitos de la WTA volverán a reanudarse pronto.

“El deporte del tenis lo pueden hacer bastante seguro. Pero lo que requiere hacer un torneo… Son tanta gente entre voluntarios, árbitros, los que limpian, el staff, los jugadores, el equipo del jugador…hay mucho riesgo de contaminación. Nosotros estamos en aeropuertos, hoteles, aviones y con gente que nos están manejando del punto a al punto b. Y el riesgo es bastante alto. Todavía lo veo muy difícil (reanudar el torneo) y me da mucho miedo”, manifestó sin tapujos la triple campeona centroamericana.

En esta séptima edición del conversatorio, Puig además comentó lo “estresante y difícil” que se le hizo manejar el tema del coronavirus.

“Aquí en Miami la mayoría de la gente tiene temor de abrir restaurantes. Yo lo veo como un riesgo. Pienso que es demasiado temprano para comenzar. Especialmente montarse un avión. Una noche yo tuve que dormir con mi mamá de tanta ansiedad que me dio porque no podía bregar con eso (del Covid-19)”, confesó.

No obstante, Puig – quien abrió su corazón al hablar nuevamente sobre el tema de la depresión – dijo que hoy día está “viendo la mejor versión de Mónica”.

La también medallista de bronce panamericana se mantiene entrenando a todo vapor de cara a un posible reinicio de la temporada y rumbo a la justa olímpica.

“Yo tengo que estar lista. Aunque es muy estresante y a veces tengo la cabeza por otro lado. Pero tengo que hacer lo que debo”, afirmó la boricua quien reconoció que “extraña mucho viajar y competir”. aunque ha aprovechado el confinamiento por la pandemia para compartir más con su familia y “tener un buen break”.