Alex Cora

Un día después de la salida por mutuo acuerdo del técnico cagüeño Alex Cora de los Medias Rojas de Boston, el veterano dirigente puertorriqueño Mako Oliveras reaccionó tras el escándalo del robo de señas en los Astros de Houston, donde Cora fue el coach de banco en la temporada de 2017.

"Primero dije que no iba a opinar, pero me siento como la mayoría de los puertoriqueños: apenado", expresó Oliveras a EL VOCERO previo al calentamiento de los Indios de Mayagüez de cara al primer juego de la serie final de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (Lbprc). 

"Para mí lo que ha hecho Cora por el país es digno de admiración. Que pasó lo que pasó. Eso no se sabe. Se alegan unas cosas. Pero para mí lo están usando de chivo expiatorio para parar esa tendencia de robo de señas", agregó el máximo ganador en la liga invernal boricua. 

Oliveras justificó sus expresiones señalando que el robo de señales en las Grandes Ligas es cosa de antaño.

"No es el primero que ha hecho eso. Eso yo lo he visto. Pero, ¿tú sabes de quién es la culpa? Del que empezó a hablar de todo esto", dijo en referencia al pitcher Mike Fiers, quien fue el que destapó la olla de grillos el año pasado en una publicación del portal The Athletic. Fiers jugó para Houston desde 2015 hasta 2017.

"Y mira que clase de hormiguero ha destapado. Al coach (Bill Belichick) de los Patriots (de Nueva Inglaterra en la NFL), ¿no lo cogieron robando señas? ¿Y que hicieron? Nada", añadió Oliveras recordando el robo de señales de los Patriots de Nueva Inglaterra en 2007. 

Ese equipo de fútbol americano grabó a los entrenadores rivales para descifrar sus señales. Sin embargo, aunque fue escandoloso la severidad del castigo fue menor. 

La NFL multó a los Patriots con 250,000 dólares y les quitó una selección de primera ronda del sorteo de novatos. También impuso una multa por medio millón de dólares al entrenador Belichick.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

El comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, suspendió el lunes a AJ Hinch, mánager de los Astros, y Jeff Luhnow, gerente general de ese equipo, durante toda la temporada 2020 por su participación en la trampa. Una hora después, fueron destituidos. 

Cora aún no ha recibido la penalidad por parte de MLB, pero se espera que sea severa. 

"También estoy molesto con el gerente general de Houston porque lo tiró debajo de la guagua. ¿Por qué no lo paró antes? Estoy seguro que hasta los dueños lo sabían. ¿Quién ha puesto la tecnología en el campo? Ellos mismos", señaló Oliveras. 

Sin embargo, este afirmó que no justifica la acción que haya cometido Cora. 

"Todo lo que sea ilegal yo no lo respaldo. Pero si hubiese sido el único (que lo ha hecho), pues uno dice que lo que hizo está mal. Hay muchos que lo hacen, pero no va a salir a la luz pública", dijo a la vez que indicó que se siente apenado por la mamá de Cora, Iris Amaro. 

"Debe estar pasando las de Caín. Lo que le pido a Dios es que le de paz mental y fortaleza, y q le ayude a cambiar este temporal", comentó Oliveras. 

"Pero lo más que me duele es que nosotros los boricuas siempre nos acordamos de lo último. Se nos olvida las cosas buenas. Y aquí hay muchos boricuas que Cora los ayudó y para mí sigue siendo el héroe de Puerto Rico", sentenció.