BOSTON — Los Medias Rojas de Boston negaron que el escándalo que derivó en la salida de su manager Alex Cora constituya un motivo para claudicar en la próxima temporada o para ceder en canje al jardinero estelar Mookie Betts.

"La meta sigue estando en ser competitivos siempre", recalcó el jefe de operaciones deportivas Chaim Bloom esta semana, después de que Cora perdió el cargo, lo cual dejó a Boston sin manager a menos de un mes de que comience la pretemporada. "El 2020 es importante, lo mismo que el 2021, el 2022 y los años siguientes".

Betts, el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2018, ha sido sujeto de rumores sobre un canje en las últimas semanas, por encontrarse en el último año bajo control del club, antes de que esté en condiciones de declararse agente libre. Ambas partes evitaron el arbitraje salarial y accedieron a un convenio por un año y 27 millones de dólares para la próxima campaña.

"Es la persona más grande para nuestro equipo o una de las más grandes", consideró el campocorto Xander Bogaerts el jueves, durante un encuentro con la prensa en el Fenway Park, antes de la cena anual para los periodistas que cubren el club.

"Tenemos a muchos veteranos en este clubhouse para seguir intentando. Hemos pasado por cosas buenas y malas y seguimos aquí. Debemos tener un gran año".

Michael Chavis, pelotero de cuadro de los Medias Rojas, se dijo emocionado por el hecho de que ninguno de los rumores de un canje se haya confirmado.

"Mookie hizo mucho por mí", destacó. "Estoy muy agradecido de que esté de regreso".

Aunque los Medias Rojas son uno de los clubes que más gastan en las Grandes Ligas, el dueño John Henry ha manifestado su intención de que el equipo se coloque por debajo del umbral de 208 millones de dólares que contempla el contrato colectivo antes de aplicar un "impuesto". Ubicarse por debajo de ese límite durante un año reduciría la tarifa que Boston tendría que pagar en futuras temporadas.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Más tarde, Henry aclaró que la reducción del "impuesto al lujo" es una meta, no una obligación.

Pero la única forma de alcanzar el objetivo pasaría por ceder a un pelotero con alta remuneración.

Betts podría ser el activo más valioso para un canje, pero sería difícil que los Medias Rojas se resignaran a perderlo, a menos que contemplen el 2020 como un año de reconstrucción.

No es el caso, insistieron los dirigentes del equipo.

"Tenemos altas expectativas en 2020", indicó el presidente Sam Kennedy. "Nos quedamos cortos el año pasado, pero... somos mejores que un equipo con 84 victorias. Pensamos que tenemos un equipo construido para competir en el Este de la Liga Americana".

Cora se marchó el martes, un día después de que el comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, suspendió un año al manager de los Astros de Houston, AJ Hinch, y al gerente general Jeff Luhnow por no poner fin a un elaborado ardid de robo de señas durante la temporada de 2017.

En aquel año, los Astros ganaron la Serie Mundial. Cora era asistente de Hinch en aquel equipo, y habría implementado un artificio similar tras asumir como manager de los Medias Rojas en 2018.

Durante su primer año como piloto, el club impuso un récord de la franquicia, con 108 victorias en la campaña regular, y conquistó la Serie Mundial.