RÍO DE JANEIRO — Entrenadores y jugadores, entre ellos el astro argentino Lionel Messi, se han quejado sobre las malas condiciones de las canchas en cuatro de los seis estadios brasileños en los que se disputa la Copa América.

Los partidos en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, el Mineirao de Belo Horizonte, la Arena de Gremio de Porto Alegre y el Fonte Nova de Salvador han sido objeto de críticas por la superficie irregular de la cancha.

El domingo, Messi se convirtió en el último en quejarse luego de la victoria de Argentina de 2-0 sobre Qatar en Porto Alegre.

“Todas las canchas donde jugamos son muy malas”, destacó el delantero argentino.

Argentina, previamente, disputó partidos en Salvador y Belo Horizonte, dos de las canchas más criticadas del torneo.

Antes que Sergio Agüero anotara el segundo gol frente a Qatar para certificar el pase de Argentina a la siguiente fase de la Copa América, Messi falló una clara ocasión a pocos metros de la portería después que el balón dio un bote inusual.

“Me picó el balón antes”, dijo Messi tras el partido. “Es muy difícil jugar así. Siempre necesitas parar la pelota”.

Muchos otros jugadores han sufrido con la superficie irregular y parchada de la Arena de Gremio.

Tras el empate 2-2 entre Uruguay y Japón en el Mineirao, el delantero uruguayo Luis Suárez no quiso cobijarse en la excusa del estado de la cancha por lo que fue un resultado decepcionante, pero afirmó que “las canchas no están en buen estado”.

“En el Maracaná ya vimos que se jugó (por TV) y se vio muy mal. Pero bueno, hay que adaptarse a las circunstancias”, añadió.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Los jugadores de Bolivia también se quedaron de problemas en el Maracaná tras perder 3-1 ante Perú.

The Associated Press intentó consultar a los organizadores del torneo. Los máximos ejecutivos del comité organizador darán una rueda de prensa el martes, una vez culminada la fase de grupos.

Los administradores de la Arena de Gremio atribuyeron que el desnivel de su cancha debido un inusual periodo de calor en Porto Alegre, días después que comenzara el invierno en el hemisferio sur. También dijeron que el uso de la cancha entre el 14 y 23 de junio, con sesiones de práctica y tres partidos de la Copa América, incidió en que no estuviere en su mejor forma.

El césped del Fonte Nova fue criticado por varios técnicos, incluyendo al de Venezuela Rafael Dudamel, el de Argentina Lionel Scaloni y el de Colombia Carlos Queiroz. El técnico de Brasil Tite no quiso referirse al tema cuando Brasil empató 0-0 con Venezuela. Luego de la victoria 5-0 ante Perú, Tite elogió el estado de la Arena Corinthians en Sao Paulo.

“Con una cancha como esta, con esta calidad, el partido tiene fluidez y se hacer buenos pases”, dijo Tite. Tambiénj elogió el Morumbí de Sao Paulo, donde Brasil venció 3-0 a Bolivia en el partido inaugural. “Todo es más fácil con una cancha buena”.

Dos meses ante del torneo, la Arena Corinthians fue afectado por una infección de hongos, que fue resuelta. La administración del estadio lo atribuyó a una competencia de camiones de ruedas gigantes en diciembre.