Yankiel Rivera

Yankiel Rivera es el único boxeador puertorriqueño en los Juegos Olímpicos de Tokio. 

Cuando el púgil puertorriqueño Yankiel Rivera suba al entarimado olímpico en poco menos de 24 horas, lo hará con dos importantes motivaciones.

Rivera tendrá que sacar la cara como el único boxeador puertorriqueño presente en los Juegos Olímpicos de Tokio, siendo este un deporte con un largo y fructífero historial de medallas para la Isla. También tendrá un estímulo adicional con el esperado nacimiento de su primogénito, cuyo género no conocerá hasta que culmine su compromiso en tierras niponas.

El púgil de 23 años abrirá su participación ante Saken Bibossinov, de Kazajistán, como parte de la ronda preliminar de la división peso pluma, que subirá a escena a partir de las 5:00 de la mañana del lunes de Puerto Rico.

Para entonces, el risueño peleador sabe que será inevitable no sentir nervios por todas las circunstancias que rodean su primera –y ya prevista última– participación olímpica. “Ser el único boxeador boricua acá (en Tokio) es bueno y malo. Es bueno porque me motiva. Los ojos están puestos en mí porque soy el único. Pero sí debo decirte que siento un poco de presión. Lo tomaré de la mejor manera. Estuve trabajando bien en mi preparación. Esa es la clave”, comentó con optimismo Rivera a EL VOCERO.

Rivera fue el único boricua que recibió una invitación a Tokio mediante un improvisado ranking creado por el Comité Olímpico Internacional (COI) tras la cancelación del clasificatorio del continente americano por un alza en los contagios de covid-19 en la sede, Argentina.

El bayamonés será el boxeador número 90 en la historia de Puerto Rico en unos Juegos Olímpicos, de acuerdo con datos del historiador Carlos Uriarte.

Este formato de clasificación fue criticado por diversos líderes y atletas a nivel regional porque dejó a un sinnúmero de boxeadores y boxeadoras sin la oportunidad de luchar por el sueño olímpico, incluidos nueve puertorriqueños, entre ellos Jan Paul Rivera, Bryan Polaco, Stephanie Piñeiro, Ashleyann Lozada y Kiria Tapia.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Pero Rivera se asegurará de que el nerviosismo natural de un debut olímpico –para el que estará solo acompañado por el entrenador Carlos Espada– sea algo pasajero. “Eso se va cuando pisas el ring. Cuando te subes a pelear, se van los nervios y se va todo. Quiero dar lo mejor de mí y traer una medalla para Puerto Rico”, dijo entre risas.

El boxeo es además un deporte icónico para la Isla en los Juegos Olímpicos porque ha participado en 17 ediciones –solo superado por tiro y atletismo, ahora con 18– y ha cargado con nueve medallas de 1948 al presente.

El púgil riopedrense Juan Evangelista Venegas fue el primer medallista olímpico puertorriqueño al conquistar la presea de bronce en la edición de Londres 1948. Otros boxeadores que también ganaron medallas fueron Orlando Maldonado (bronce, Montreal 1976), Luis Ortiz (plata, Los Ángeles 1984), Arístides González (bronce, Los Ángeles 1984), Aníbal Acevedo (bronce, Barcelona 1992) y Daniel Santos (bronce, Atlanta 1996).

Por su parte, Rivera percibe el pronto nacimiento de su hijo como un motor para un buen desempeño en tierras niponas. “Esto es una motivación adicional. Estoy bien contento y feliz. Está para nacer en diciembre. Yo quiero que sea un nene, pero lo que sea que venga con salud, en el nombre de papá Dios. De verdad que pica no estar en Puerto Rico”, reconoció.

Rivera se fue a Tokio sin conocer el género de su primogénito y a su regreso, en agosto, realizará el afamado ‘gender reveal’ junto a su compañera y madre del pequeño por nacer, Gretchen Velázquez.

“Voy a darlo todo. Estoy enfocado en traer esa medalla”, concluyó.

Graduado de periodismo en la Universidad del Sagrado Corazón, en Santurce. Reportero de deportes con sobre siete años de experiencia en medios regionales y nacionales.