Brasil en Catar 2022

Los brasileños Neymar, en el centro, Pedro, a la izquierda, y Thiago Silva se ejercitan durante una sesión de entrenamiento en el estadio Grand Hamad, en Doha, Catar. 

Sin dudas Brasil es la mayor potencia en la historia del fútbol. No solo por las cinco Copas del Mundo que avalan tal afirmación, sino por el distinguido “jogo bonito” que siempre supieron desplegar en todos los campos de juego donde se presentaron.

Pelé, Garrincha, Zico, Romario, Ronaldo, Ronaldinho y ahora Neymar son algunos de los próceres de ese fútbol total o fútbol alegre.

Sin embargo, en Catar 2022, el equipo que comanda Tite tiene otras características que no tendían sus antecesores.

Brasil nunca tuvo grandes porteros. Emerson Leão, Dida o Cláudio Taffarel son aisladas excepciones. Siempre fue su talón de Aquiles, pero como eran dueños del balón durante casi todo el juego no se notaba tanto.

En esta edición de la Copa, el dirigente brasileño cuenta con uno si no con tres porteros de primer nivel mundial: Alisson Becker (Liverpool), Ederson Moraes (Manchester City) y Weverton (Palmeiras). Tres murallas.

Además, posee otra cualidad que sorprende y que va de la mano con la modernización del juego: Brasil tiene el mayor promedio de altura entre las 32 selecciones participantes de la Copa del Mundo. La plantilla de la Canarinha tiene un promedio de 187.92 centímetros, superando a países normalmente más altos como Croacia (187.19) y Dinamarca (186.12). Esto significa que el juego aéreo en ataque y defensa será un arma más para un equipo que tradicionalmente juega el balón contra la grama.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

No todas son virtudes en esta versión 2022. Si hay algo que ha distinguido siempre a Brasil, además de sus excelsos números 10, fueron sus laterales. La lista es enorme: Roberto Carlos (el mejor de la historia por la banda izquierda), Cafú (para muchos el mejor por la derecha), Carlos Alberto, Junior y Dani Alvés por mencionar solo algunos.

Por alguna razón la cadena de ADN se cortó y no surgieron defensores laterales de primer nivel. A tal punto que Tite volvió a convocar a Dani Alves (39 años), quien con 42 títulos posee el récord de ser el futbolista más ganador de la historia.

Para explicar la convocatoria de Alves, frente a las fuertes críticas, Tite, entrenador de Brasil, llenó de elogios al exBarcelona y desestimó su edad: “El criterio es el mismo que para todos los demás: combina la calidad técnica individual, la fuerza física y el aspecto mental. En mi equipo, los laterales no juegan de laterales, son constructores y la calidad técnica que me ofrece Dani en ese sentido es impresionante”.

La defensa en general es bastante experimentada y empuja a Brasil a tener la tercera plantilla de mayor edad del campeonato (27.9 años de promedio).

Brasil siempre será Brasil. Es una de las únicas cuatro plantillas que no tiene jugadores naturalizados (juntos con Argentina, Corea del Sur y Arabia Saudita). Y lo que continúa siendo marca registrada es su descomunal poder de ataque que lo transforma en el favorito para levantar, por sexta vez, la Copa del Mundo.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.