Oscar Collazo

Collazo posa sonriente para el lente de EL VOCERO durante su visita especial ayer, en la que adelantó en exclusiva sus planes, ahora como púgil profesional.

Oscar Collazo renunció a su sueño olímpico para tomar la decisión que también anhela todo boxeador amateur: ser profesional.

El medallista de oro de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 se unió oficialmente a la escuadra del cinco veces campeón del mundo Miguel Ángel Cotto Vázquez y hoy será anunciado durante la conferencia de prensa en la que su nueva empresa presentará los detalles del evento del sábado en el coliseíto Pedrín Zorrilla, que será estelarizado por el combate del exolímpico McWilliams Arroyo.

Collazo, quien tenía las esperanzas de llegar a las Olimpiadas de Tokio 2020, se vio coartado luego de que la división de los 49 kilogramos fuera eliminada de la justa, lo que lo obligaba a ir a una eliminatoria con el también medallista boricua Yankiel Rivera por el único cupo en la división de los 52 kilogramos. Rivera viene de ganar bronce en Lima.

Al final, pesó más en Collazo su buen deseo de ver a Rivera buscar esa presea en una división saludable para él y probar suerte como profesional.

Su debut está previsto para el 15 de febrero de 2020.

“Había mucho después de los juegos (Panamericanos). Mi primer sueño en el deporte era ir a las Olimpiadas. En algún futuro quizás me arrepentiré, pero tomé una buena decisión tanto para mí como para mi familia”, expresó un sonriente Collazo en entrevista exclusiva con EL VOCERO

“No fue una decisión fácil. Pero estoy contento”, agregó Collazo, quien en esta etapa tendrá a su lado al entrenador Carlos Ortiz, quien es preparador del peso gallo Carlos “Purin” Caraballo. También contará con su padre Félix “Tito” Collazo.

“Yankiel y Oscar son buenos amigos. No era justo para ninguno subir tanto de división para buscar un boleto olímpico, así que Oscar decidió moverse a profesional y esperar a que Yankiel logre ese sueño. Ambos son grandes atletas”, comentó Tito Collazo. 

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

El villalbeño de 22 años será manejado por la compañía DS Management, que también tiene a la boxeadora Stephanie Piñeiro, quien fue parte de la selección nacional. 

“Espero grandes cosas en el profesionalismo. Cerramos una página en el aficionado y abrimos otra historia. La medalla de oro abría muchas puertas. Vimos los planes a largo plazo y decidimos dar el salto”, sostuvo el púgil, quien realizó alrededor de 140 peleas a nivel amateur.  Collazo hará campaña en la división junior mosca (108 libras).

“Debía pelear por ese sueño olímpico. En algún momento pasó por mi mente subir de división, pelear y lograr mi sueño, para luego continuar. Pero teníamos que tomar una decisión. A lo mejor me arrepienta en algún momento”, reiteró.

“Pero esta es la decisión que tomé. Si dejaban el peso, iba a las Olimpiadas”, comentó el boxeador, que también estuvo activo en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.