Orlando Pérez Luna

Orlando Pérez Luna competirá en los eventos de slalom y giant slalom en los próximos Juegos Paralímpicos de Invierno, que subirán a escena del 4 al 13 de marzo de 2022 en Beijing, China. 

Hace 26 años, la vida de Orlando Pérez Luna dio un vuelco inesperado al quedar postrado en una silla de ruedas. Una caída desde una pared de entrenamiento mientras militaba en el ejército de los Estados Unidos le causó un tumor en el cordón espinal que lo dejó parapléjico.

Atrás quedaron aquellos recuerdos de cuando jugaba balompié en el parque de Villa del Rey, en Caguas, pero luego supo que por delante tenía un mundo de posibilidades y de sueños deportivos por cumplir, aún con su discapacidad física.

Uno de esos sueños lo cumplió en 1999, cuando inició su trayectoria en la selección nacional de baloncesto de sillas de ruedas, donde estuvo 18 años logrando múltiples medallas internacionales y siendo abanderado de Puerto Rico en una Copa América, disputada en 2016.

El otro sueño lo cumplirá el próximo año, del 4 al 13 de marzo, cuando suban a escena los Juegos Paralímpicos Invernales de Beijing, en China, donde Pérez Luna se convertirá en el primer atleta paralímpico puertorriqueño en competir en un evento de esa envergadura.

“Todo es posible. Yo era un niño que me crie viendo a (José) Piculín (Ortiz), a Fico López y a todas esas estrellas (del baloncesto) que nos representaron en unos Panamericanos y unas Olimpiadas. Yo quería ser uno de ellos, pero mido 5’5” (de estatura) y peso 105 libras. El sueño que tenía era más grande de lo que yo podía hacer caminando. Pero Dios me puso a mí en una silla de ruedas para vivir mi sueño. Tuve que pelear mucho, pero es posible”, expresó Pérez Luna a EL VOCERO.

Nacido y criado en Turabo Gardens, de Caguas, el atleta paralímpico superó episodios de depresión y ansiedad tras su accidente y gracias a las organizaciones Paralyzed Veterans – que estuvo presidido por James Torres – y la National Ability Center logró unirse al deporte adaptado tanto en baloncesto como en esquí, en 2006, para superar cualquier barrera que se le pusiera por el camino.

En 2019, y tras contactar al Comité Paralímpico de Puerto Rico (Copapur), Pérez Luna, de 46 años, logró su clasificación en los eventos de slalom y giant slalom, en la categoría 'sitting' (sentado) o Low Wheelchair Tempture (LWT); y está tratando de cualificar para el evento de velocidad Super G.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Para mí significa que yo como puertorriqueño puedo poner la bandera de este país en los sitios más grandes. Una vez alguien me preguntó: ¿qué hace un puertorriqueño esquiando? ¿No está surfeando? Es que esto (de esquiar) es dar un ejemplo a la persona que quedó en silla de ruedas ayer, que puede verme hoy y que la depresión y la ansiedad que yo pasé se disminuye un poco. No eres deshabilitado; eres habilitado”, comentó el boricua residente actualmente en Salt Lake City, en Utah.

La semana pasada, Pérez Luna recibió un reconocimiento por parte del alcalde de Caguas, William Miranda Torres, quien le dio la bienvenida en la casa alcaldía. Allí hablaron largo y tendido y hasta planificaron una fiesta “cuando traiga la medalla de oro”, contó.

Paralímpico invierno

Orlando Pérez Luna (segundo de izq. a der.) posa junto al alcalde de Caguas William Miranda Torres y flanqueado por el presidente de Copapur, Germán Pérez, y el jefe de misión Víctor Rodríguez. 

"A nombre de Caguas es mi deber reconocer la persistencia y compromiso de este atleta que con sus ejecutorias demuestra que no hay límites cuando se tiene fija una meta", comentó Miranda Torres, quien le obsequió al atleta un fotomontaje con un mensaje reconociendo sus ejecutorias y Pérez Luna entregó al primer ejecutivo municipal un enmarcado con fotos que recogen los momentos más significativos de su trayectoria.

Pérez Luna se mantiene entrenando cinco días a la semana entre las montañas de nieve de Utah y Colorado. Pero está a cinco meses de cumplir su sueño y junto a Copapur - liderado por Germán Pérez y el jefe de misión Víctor Rodríguez - sigue buscando los fondos para el viaje y su costoso equipo deportivo, que sobrepasa los $7,000.

“Yo voy a representar con honor a Puerto Rico y voy a todas. Estoy poniendo mi vida por delante en estos eventos, pero con orgullo y sin miedo. El entrenamiento lo tengo, al igual que tengo al día mi preparación y mi fuerza mental. Voy por la de oro y espero que Puerto Rico me dé esa vibra positiva para traer una medalla”, apuntó.