Manny Santiago

Emanuel "Manny" Santiago posa con su fiel patineta en el parque Luis Muñoz Rivera, de San Juan. 

Eran las doce del mediodía y Manny Santiago llevaba más de media hora intentando dejar grabado un nuevo truco para su colección.

Todo suda’o por el brutal calor y el sol abrasador de esa hora pico, se trepaba con su fiel patineta sobre una inservible fuente de agua que está a lo largo del parque Luis Muñoz Rivera, de San Juan, para intentar lo que nunca había hecho en su prolongada carrera en el skateboarding: un heelflip backside tailslide.

Motivado por su corrillo de amigos skaters - Fico, María, Derek y Luis - Santiago aceleraba con su pie para luego surfear sobre la patineta. Antes de hacer el brinco daba un toquecito de mando a la patineta con su talón. Brincaba. La patineta daba una voltereta en el aire y él caía algunas veces de pie, pero sin la patineta, y otras amortiguando el golpe. Y así lo volvía a intentar una y otra vez bien determinado.

“Yo nunca había hecho ese truco. En 21 años que corro skate, nunca lo había hecho”, comentó Santiago a EL VOCERO con su peculiar sonrisa sin un diente y su pelo pintado de azul turquesa después de haber ejecutado a la perfección su nuevo truco con el reloj rozando la una de la tarde y después de casi 50 intentos. 

En uno de esos intentos, el truco le salió, pero no cayó como quería y lo volvió a hacer hasta que le salió bien. 

Y es que ese es el alma y espíritu de un skateboarder como Santiago, perseverante y determinante en su ejecución, quien este lunes celebró el Día Mundial del Skateboarding. 

Manny Santiago

Manny Santiago ejecuta un nuevo truco durante su más reciente visita a Puerto Rico. 

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Muchas veces tienes que pelear la guerra con tu mente. Yo sé que puedo hacer el truco, pero mi mente está pensando: ‘Nunca lo has hecho. Eso no es inteligente. Tienes las Olimpiadas’. Pero también yo soy un skater y esa es la diferencia entre alguien que corre una patineta para competir nada más y alguien que corre la patineta para sentirse libre”, filosofó el apodado Manny Slays All, quien estuvo en Puerto Rico la semana pasada antes de regresar a California, donde reside y entrena.

Ahora su nuevo truco quedó patentizado, pero Santiago reconoció que si no hubiera sido por su amigo Luis Díaz, quien grababa el momento junto a Fico, el socio de Manny en la tienda Sk8Hop, ubicada en Mayagüez, no lo hubiese podido ejecutar.

“Luis es más importante en ese momento que mi novia porque él me ayuda con mi energía. El que te está grabando te tiene que dar la energía como: ‘Ah, en el próximo 'trial' (intento) lo vas a lograr’. O te dice: ‘Lo tienes. Estás cerca. Lo vas a lograr. Se ve bello. Hazlo, hazlo que tú puedes’. Y eso es algo especial entre la persona que está grabando y el skater. Y entre un corrillo bien bueno y si todo va como se supone, siempre vas a estar luchando por lo mejor”, manifestó Santiago.

El nuevo truco que ejecutó Manny no estará en el repertorio que llevará a las Olimpiadas. Sin embargo, el atleta natural de Cayey, pero hijo adoptivo de Mayagüez, sí cargará consigo esa mentalidad de la perseverancia y determinación para ir tras una histórica medalla olímpica en el debutante deporte de la patineta.

Santiago tiene claro que no se bajará de la patineta hasta lograr su cometido. En las Olimpiadas tendrá que hacer dos rutinas, que son de siete a nueve trucos, y después una rutina con cinco trucos individuales.

“La competencia es bien fuerte, pero todo el mundo se prepara para eso. Yo practico todo el día. Yo estoy preparado para matarme. Literal. Ya tengo eso en mente y quiero lograr traer oro a Puerto Rico y poner la bandera en alto”, apuntó el boricua, quien será el atleta de mayor edad (35 años) entre los mejores 20 competidores que estarán activos en la modalidad de street. 

Además de Manny, la delegación de Puerto Rico también cuenta con el skateboarder Steven Yancy Piñeiro, en la modalidad de park.