Soccer 2022 World Cup State Of Play
 

Europa inicia su recorrido hacia la Copa Mundial de 2022, pero los cuestionamientos a Qatar no merman.

El coro de críticas cobra más fuerza al tiempo que las selecciones acusan la presión de grupos de activistas y aficionados que rechazan las leyes discriminatorias y las condiciones peligrosas de los obreros migrantes contratados para que la nación del Golfo Pérsico pueda dar el saque inicial el 21 de noviembre de 2022.

Esta misma semana, el presidente de la FIFA Gianni Infantino recibió una carta de Amnistía Internacional, que reconoce los avances de Qatar en cuanto a mejorar los derechos laborales desde que recibió la sede en una votación realizada en 2010. Sin embargo, la misiva reclama que dar cumplimiento a la legislación deber ser prioridad.

Qatar afirma que todo marcha de acuerdo con los plazos establecidos para tener sus ocho estadios listos en la fecha prevista, luego de derrochar decenas de miles de millones de dólares en mejorar la infraestructura de la pequeña y acaudalada nación petrolera. La mitad de las sedes ya han sido inauguradas.

Ningún país ha planteado un boicot. Pero Noruega, que podría llevar al ascendente astro Erling Haaland, ha afrontado pedidos de ese tipo por parte de algunos de sus clubes de la primera división, como Rosenborg y Tromso.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

El técnico de Noruega Stale Solbakken ha dicho que sus jugadores expresarán su preocupación por los abusos de los derechos humanos en Qatar, durante el debut contra Gibraltar por las eliminatorias mundialistas.

"La palabra diálogo es muy difusa y muy cobarde. Hay que presionar. Se deben tomar medidas directas para que se mejore la situación", dijo Solbakken al canal noruego TV2. "Podemos hacer cosas que el mundo vea. El deporte debe enviar una señal".

En Holanda, el capitán interino Georginio Wijnaldum advirtió el martes del riesgo que supondría vincular las campañas contra el racismo y las acciones para reducir la discriminación en Qatar hacia los obreros procedentes del suroeste de Asia.

"Nosotros no fuimos los que decidimos ir a jugar en Qatar", aclaró Wijnaldum, quien ganó una Copa Mundial de Clubes en el país del Golfo Pérsico con el Liverpool en 2019.