Ricardo Rivera

Ricardo Rivera cobra un penal durante el partido ante Bahamas. 

España fue una buena escuela para Ricardo Rivera.

Tanto así, que el joven futbolista puertorriqueño atribuye gran parte de su buena actuación en uniforme de la selección nacional a su experiencia con el club español de tercera división, Vilamarxant FC.

Rivera se movió a España en 2018, después de ponerle fin a una fructífera carrera de dos campeonatos en dos temporadas consecutivas con la Universidad de Puerto Rico (UPR), de Mayagüez, en la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI).

Un par de años después y ahora sin contrato en la Madre Patria, Rivera volvió a la Sultana del Oeste para convertirse en el artífice de dos de los siete goles de Puerto Rico ante Bahamas, durante el partido del pasado miércoles de las eliminatorias de Concacaf rumbo a la Copa del Mundo FIFA de Catar 2022.

“Estaba jugando a un buen nivel en el Colegio, pero yo creo que si me quedaba aquí no iba a sobrepasarlo. Había ganado dos años seguidos. Estaba buscando algo que me ayudara a llevar la carrera hacia adelante. Creo que ese paso a España me ayudó”, comentó con sinceridad Rivera a EL VOCERO.

El delantero –que jugó el miércoles como titular– entiende que ingresó al Huracán Azul después de sus buenas tres temporadas en suelo español. Ahora trabaja para que esa estadía en el onceno nacional sea longeva.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“(En España) me moldearon más, me ayudaron a mejorar y me pusieron a competir en un nivel al que no estaba acostumbrado. Por eso estoy en la selección hoy en día. Estoy agradecido”, sostuvo.

“Yo trato de adquirir todo lo que veo y ponerlo en práctica para ser mejor jugador y ayudar al equipo también. Así ayudo a Puerto Rico a mejorar su posición en FIFA y llegar cada vez más lejos en los torneos clasificatorios. Todo lo que me pueda ayudar a mí y a mi equipo, yo lo pongo en práctica”, contó.

El pasado miércoles, Rivera fue clave atacando las líneas defensivas de Bahamas para provocar decenas de situaciones de gol para Puerto Rico. También fue el artífice del gol del empate ante Trinidad y Tobago, el pasado 28 de marzo, en Mayagüez.

“Mi trabajo es hacerle daño a la línea de defensa del rival. Que nunca estén cómodos ni tranquilos con la pelota. Ayer fui por ellos. Nunca los dejé tener la bola mucho tiempo. Al final eso nos creó opciones a nosotros. Ganamos la bola, fuimos verticales”, dijo.

Rivera –quien es natural de San Juan– culminó hace tres semanas su temporada con el club Vilamarxant FC. Por ahora, los planes son entrenar en Puerto Rico una vez cumpla con el partido ante Guyana el próximo martes.