Héctor Rivera Cruz

El licenciado agradeció a los jugadores por su compromiso. 

No empece a que fue la temporada más atípica de su historia y que ningún juego fue suspendido por lluvia, sino por falta de luz, el presidente de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (Lbprc), Héctor Rivera Cruz, se mostró satisfecho con el resultado final.

El milagro del abreviado torneo 2018 de la liga invernal se consumó.

“Quiero reconocer la colaboración que hemos tenido de nuestros jugadores y de la Asociación, representada por Yamil Benítez, para que este torneo se llevara a cabo conforme fue planificado y con unas metas y unos objetivos que, a mi juicio, lo logramos, aunque siempre hay espacio para mejorar”, expresó Rivera Cruz durante una conferencia de prensa celebrada ayer en la que se ofrecieron detalles sobre la composición de la plantilla de los Criollos de Caguas que representará a Puerto Rico en la Serie del Caribe.

La Lbprc logró celebrar el torneo con cuatro franquicias – Caguas, Santurce, Mayagüez y Carolina – luego que fuera cancelado el año pasado tras el azote del huracán María el 20 de septiembre.

El estadio Hiram Bithorn, hogar de los Cangrejeros de Santurce, recibió a la fanaticada durante el día debido a problemas con los focos de iluminación; mientras que el Isidoro “Cholo” García, de Mayagüez, y el Evaristo “Varo” Roldán, hogar temporero de los Criollos de Caguas, los recibió en la tarde y noche.

“Le dimos la oportunidad a las cuatro franquicias y a los jugadores de jugar este torneo abreviado. Logramos el objetivo de terminar no empece a la madre naturaleza. No tuvimos, de hecho, ningún juego suspendido por lluvia. Creo que es la primera vez. Nada más tuvimos un juego suspendido por alumbrado y más adelante se jugó”, sostuvo el directivo a la vez que agradeció a los mandatarios municipales de San Juan, Gurabo y Mayagüez “por su colaboración y apoyo para que se pudiera jugar y completar el itinerario”.

“Como hemos dicho antes, esto ha sido un proyecto de ensueño. Un proyecto de milagro, pero todavía creemos en los milagros. Estos se logran cuando hay propósito y armonía de todos para lograr los objetivos”, afirmó Rivera Cruz.

La Lbprc tuvo que levantar un fondo de $500 mil para financiar el torneo.