HOUSTON — La telenovela protagonizada por James Harden en Houston incluye ahora en su trama la suspensión del partido inaugural de la campaña.

Ese primer encuentro de los Rockets, el miércoles ante el Thunder de Oklahoma City, fue pospuesto a raíz de que Houston no logró tener disponibles a ocho jugadores, el mínimo requerido por la NBA.

La falta de jugadores se derivó del surgimiento de casos de coronavirus en las filas de Houston, así como de la infracción de los protocolos contra el COVID-19 por parte de Harden.

Fue un golpe desalentador para la NBA, apenas en la segunda noche de una temporada que comienza en medio de la incertidumbre por la pandemia.

La NBA anunció la posposición en un comunicado, mediante el cual indicó que tres jugadores de Houston habían arrojado resultados positivos o inconclusos en las pruebas de diagnóstico. Otros cuatro jugadores quedaron en cuarentena, debido a que habrían tenido contacto con los infectados.

El comunicado de la NBA explica que Harden no estaba disponible para el encuentro por infringir los protocolos de salud y seguridad. En las redes sociales, había surgido un video del astro, quien se encontraba el martes por la noche en una fiesta privada, repleta de gente, sin usar mascarilla.

Desde hace meses, han surgido rumores de que Harden quiere abandonar las filas de Houston mediante un canje. Sin embargo, el jugador se ha negado a abordar la situación públicamente.

Con el nuevo episodio, Harden incidió en que se pospusiera el primer partido de la campaña y habría puesto en riesgo la salud de sus compañeros.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

En su anuncio, la NBA consideró que las infracciones por parte de Harden fueron el factor determinante para que los Rockets no contaran con los ocho jugadores necesarios para jugar.

"Ante la índole grave y sumamente contagiosa de este coronavirus... los individuos no deben involucrarse en actividades o conductas que una persona razonable consideraría que constituyen un riesgo innecesario", señalan los protocolos.

De acuerdo con los mismos, Harden tendrá que quedar en cuarentena. Y ello podría costarle una buena suma de dinero.

Los jugadores "pueden ser sujetos de ajustes proporcionales en la paga por cualquier partido que se pierdan durante el periodo en que queden en cuarentena y pruebas por involucrarse en estas actividades o conductas", advirtió la NBA.

Harden podría perder unos 280.000 dólares por cada partido del que se ausente. El siguiente compromiso de Houston está programado para el sábado en Portland.

Un noveno jugador quedó descartado para el partido por una lesión. Así, los Rockets quedaron sin los jugadores suficientes para disputar el duelo del miércoles.

Un informe de lesiones de Houston, divulgado el miércoles por la mañana, precisa que Ben McLemore y el novato KJ Martin no estaban con el equipo, puesto que habían quedado en cuarentena. En tanto, DeMarcus Cousins estaba en duda por un esguince en el tobillo derecho.