Génesis Collazo

El inicio de la próxima temporada de la LVSF está pautado para el 27 de mayo. 

Si la alta incidencia de contagios por covid-19 sigue como hasta ahora, la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) podría recibir nuevamente un duro golpe.

Ese es el mensaje del presidente de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), César Trabanco, ante el complicado panorama que podría enfrentar la LVSF si no se permite la presencia de fanaticada en los partidos.

La LVSF tiene previsto comenzar la temporada el 27 de mayo y la prohibición de fanáticos en los eventos deportivos es por tiempo indefinido.

“Creo que es lamentable, pero hay que seguir las órdenes. Si no se permite la presencia de fanáticos, estoy claro que la mayoría de los equipos no estaría jugando. Necesitamos fanáticos para poder jugar. Así es en el voleibol”, expresó con pesar Trabanco a EL VOCERO.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

La prohibición de fanáticos en eventos deportivos entró en vigor el pasado miércoles, 14 de abril, con una enmienda del nuevo secretario del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), Ray Quiñones, a la carta circular para atender la pandemia.

Con la enmienda dejó sin efecto la admisión de fanáticos a un cupo de 25% en eventos deportivos al aire libre, una medida que ya era un paso de avanzada en el plan de reapertura deportiva en la Isla.

“Es letal para el voleibol y para cualquier deporte que dependa de esos ingresos. Primero, porque los auspiciadores no van a estar presentes sin fanáticos. Segundo, porque se pierde la esencia del juego y el entretenimiento del deporte. Tercero, porque los equipos se afectan grandemente ante la ausencia de esa ayuda económica del fanático y lo que consumen en los juegos”, detalló Trabanco.

El presidente federativo adelantó que se reunirá con la Junta de Directores de la liga para revisar los protocolos de prevención contra contagios, que desde el pasado 5 de marzo ya está ante la consideración del DRD.