Serena Williams

Serena Williams (izq.) abandona la sala de prensa donde anunció el miércoles que se retiraba del torneo. 

PARÍS — Riéndose de sus propias bromas y optimista, Serena Williams trató de poner buena cara, luego que su más reciente intento de igualar el récord de 24 títulos de Grand Slam naufragara por una lesión.

Williams calentó para disputar su partido de segunda ronda en Roland Garros el miércoles, pero consultó con su entrenador y determinar que el caminar renqueante con el tendón de Aquiles que se lastimó en el Abierto de Estados Unidos hace tres semanas era complicado, por lo que ponerse a correr y competir no tenía mucha lógica.

“Si fuera mi rodilla, eso sí hubiera sido más devastador. Pero esto es algo que acabo de sufrir, y duele bastante. Totalmente diferente. Siento que mi físico ha respondido bastante bien", dijo Williams, quien cumplió 39 años el sábado. “En Nueva York, me topé, no sé si hay mejores palabras, con algo inoportuno y con mala suerte”.

El repentino retiro se produjo apenas una hora antes de que la estadounidense de 39 años tuviese que saltar a la pista Philippe Chatrier para medirse a la búlgara Tsvetana Pironkova.

Fue la despedida más prematura de Williams en un grande en seis años y lo más destacado en el cuarto día en París, uno que incluyó la derrota en sets corridos de la reciente subcampeona del US Open Victoria Azarenka y victorias contundentes de Rafael Nadal, Dominic Thiem y el argentino Diego Schwartzman.

El adiós de Williams y el revés 6-2, 6-2 que Azarenka (10ma preclasificada) sufrió ante Anna Karolina Schmiedlova, la 161 del ránking que había perdido 13 partidos seguidos de Grand Slam antes de vencer a la hermana mayor de Williams, Venus, al inicio de la semana, significó que ninguna de las cuatro semifinalistas del reciente US Open lograron pasar más allá de la segunda ronda en Roland Garros.

La campeona Naomi Osaka ni siquiera viajó a Francia. Y la estadounidense Jennifer Brady (21ra cabeza de serie) perdió en la primera ronda ante una rival de 17 años que había sorteado la fase previa.

En su intento por un 13er título en Roland Garros, Nadal (2do cabeza de serie) vapuleó 6-1, 6-0, 6-3 al estadounidense Mackenzie McDonald. Thiem (3er preclasificado), quien perdió las últimas dos finales del torneo ante Nadal, dio cuenta 6-1, 6-3, 7-6 (6) del estadounidense Jack Sock.

El argentino Diego Schwartzman (12do cabeza de serie), quien la semana pasada venció a Nadal en las semifinales de Roma, arrasó 6-1, 7-5, 6-0 al italiano Lorenzo Giustino.

En el día que cumplía 23 años, la mexicana Renata Zarazúa ofreció tenaz oposición antes de caer 6-3, 0-6, 6-2 ante Elina Svitolina (3ra preclasificada).

Zarazúa fue la primera tenista de México en acceder al cuadro principal en un grande desde el 2000.

“Es una tenista muy sólida... Para ser diminuta, se desplaza muy bien en la cancha", dijo Svitolina sobre la actual 178 del ránking.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Williams, por su parte, puso especial énfasis en que este problema físico no es señal de que no podrá seguir aspirando a trofeos en el futuro.

Sencillamente, según dijo, no tuvo “tiempo suficiente para curarse bien” y necesitará “entre cuatro y seis semanas de estar sentada sin hacer nada”.

Es “más que probable” que no dispute más torneos en 2020, afirmó.

Williams explicó que intentó calentar antes del partido pero que sabía que no podía competir. Habló con su entrenador, Patrick Mouratoglou, y dijo que “los dos lo pensamos y decidimos que lo mejor para mí era no intentar jugar hoy”.

Esta es la retirada más temprana de Williams en un torneo del Grand Slam desde que perdió en la segunda ronda en París en 2014.

También abandonó el Roland Garros de 2018 justo antes del que hubiera sido un partido de octavos de final contra Maria Sharapova, por un desgarro muscular en el pecho.

Ese fue el primer Slam que disputó Williams tras haber dado a luz a una bebé.

La estadounidense alcanzó las finales de cuatro de las seis siguientes grandes citas, perdiéndolas todas, en su empeño por aumentar su récord de 23 títulos de la era profesional e igualar la marca de todos los tiempos en manos de Margaret Court.

“Me encanta jugar tenis. Me encanta competir. Me encanta salir a la cancha. Es mi trabajo, ha sido mi trabajo. Y sigo siendo buena en el mismo", dijo Williams. “Mientras pueda sentir que soy buena en esto y que tengo las condiciones para alcanzar algunos objetivos, y siento que estoy casi ahí, pues eso me motiva en seguir insistiendo".

A inicios de mes en Nueva York, Williams accedió a las semifinales antes de sucumbir 1-6, 6-3, 6-3 ante Azarenka.

Fue en el tercer set de ese duelo en el que Williams estiró el tendón durante un punto, y empezó a acusar molestias en la pierna izquierda.

“Pude mejor un poquito, pero he tenido que pensar a largo plazo: En este torneo, ¿me alcanzará para disputar más partidos? Y he considerado que no pudo", dijo Williams el miércoles. “Y si me cuesta caminar, ahí tienes el indicativo que debo dedicarme a recuperarme"