Serena Williams

Serena Williams devuelve la bola con un tiro de revés a la búlgara Tsvetana Pironkova durante un torneo en Melbourne, Australia, el miércoles. 

Es poco habitual que Serena Williams dispute un torneo en la semana previa a un Grand Slam.

Pero ahora que está en Melbourne Park, está aprovechando al máximo el Yarra Valley Classic para preparar el Abierto de Australia que arranca la próxima semana.

La estadounidense, ganadora de 23 majors, venció el miércoles a Tsvetana Pironkova 6-1, 6-4 para avanzar a cuartos de final del torneo. En semifinales podría medirse a la australiana Ash Barty.

Williams ganó el primer set en 28 minutes e hizo que Pironkova luchase por casi todos los puntos. La búlgara vino desde atrás en el segundo y salvó tres puntos de partido antes de que la estadounidense zanjase el triunfo tras un error forzado.

El último major de Williams fue el Abierto de Australia de 2017, cuando estaba embarazada de su hija Olympia, y sigue tratando de batir el récord de Margaret Court de 24 títulos individuales del Grand Slam.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

Por su parte, Ash Barty hizo honor a su puesto como número 1 del mundo en el primer set, pero luego pasó apuros el resto del encuentro para vencer 6-0, 4-6, 6-3 a Marie Bouzkova.

En el tercer set, la campeona de Roland Garros en 2019 intercambió tres roturas de servicio con Bouzkova, número 52 en el escalafón de la WTA, en el octavo game. La australiana cerró el juego con un saque directo en el siguiente juego.

Barty se medirá a la estadounidense Shelby Rogers en los cuartos de final del Yarra Valley Classic.

La vigente campeona del Abierto de Australia, la también estadounidense Sofia Kenin, se deshizo de su compatriota Jessica Pegula por 5-7, 7-5, 6-2 en una enérgica remontada luego de estar 4-1 abajo en la pizarra. Kenin cometió 10 dobles faltas, cinco de ellas en el último set.

En las pistas del Abierto de Australia había 89 juegos programados para la jornada diurna, correspondientes a seis torneos — tres de la WTA y otros tantos del circuito masculino, incluyendo la Copa ATP. Esta locura de calendario se debe a la cuarentena de 14 días que tuvieron que pasar todos los que disputarán el primer major del año al llegar al país, que obligó a que todas las competiciones de preparación se celebren en la semana previa a su inició el próximo 8 de febrero.