Baffert

Bob Baffert, el entrenador cuyos caballos han ganado dos veces la Triple Corona.

LOS ÁNGELES — Bob Baffert, el entrenador cuyos caballos han ganado dos veces la Triple Corona, fue suspendido 15 días el miércoles por las autoridades del Oaklawn Park, en el estado de Arkansas.

Además, dos de sus caballos fueron descalificados en ese hipódromo, tras dar positivo de una sustancia prohibida.

Los responsables del hipódromo emitieron un fallo en el que explicaron que la suspensión estará vigente del 1 al 15 de agosto. Determinaron que Baffert infringió la Regla 1,233, la cual señala que un entrenador es el principal responsable por la condición de cualquier caballo inscrito en una carrera, sin importar los actos en que pudieran incurrir terceros.

Los caballos Charlatan y Gamine, entrenados por Baffert, dieron positivo de lidocaína en dos rondas de pruebas, tras ganar carreras en la pista de Hot Springs, localidad de Arkansas, el 2 de mayo. Ambos caballos fueron descalificados, y las autoridades despojaron a los ganadores de su bolsa.

En el caso de Charlatan, sus dueños perdieron 300,000 dólares en premios. Los propietarios de Gamine debieron renunciar a 36,000 dólares.

“Estamos muy decepcionados, porque pensamos que dimos argumentos convincentes de defensa, acerca de que éramos inocentes de esta contaminación”, dijo Baffert a The Associated Press. “Definitivamente vamos a apelar esto”.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

El lunes, en una audiencia ante las autoridades del hipódromo, Baffert y sus representantes argumentaron que los caballos fueron expuestos accidentalmente a la lidocaína por el entrenador asistente Jim Barnes, quien se había aplicado un parche medicinal en la espalda.

Barnes había sufrido una fractura de pelvis, y el parche que empleó contenía restos de lidocaína, que se habría transferido de sus manos al colocar las riendas de los caballos, dijeron los representantes de Baffert.

“La gente en la industria está consciente de que no hemos hecho nada malo”, dijo Baffert a la AP.

La lidocaína un anestésico comúnmente empleado en las carreras hípicas, es considerada una droga de segundo grado por la Asociación Internacional de Comisionados de estas competiciones. Su uso se castiga con una suspensión de 15 a 60 días y con una multa de 500 a 1,000 dólares en el primer caso en que se detecta la irregularidad.

El uso de esta droga está regulado, pues puede funcionar como un agente para ocultar el consumo de sustancias dopantes.