Adriana Díaz, Melanie Díaz y Daniely Ríos

Adriana Díaz, Melanie Díaz y Daniely Ríos, posan para el lente de EL VOCERO. 

La felicidad pudo más que el cansancio de los tenimesistas puertorriqueños Adriana Díaz, Melanie Díaz, Daniely Ríos, Brian Afanador y Daniel González, aun cuando tuvieron que esperar largas horas por un retraso en el vuelo de escala que los traería ayer desde Miami, Florida.

Los atletas utuadeños se mostraron con gran emoción por estar de vuelta a la Isla luego de haber logrado un botín de seis medallas en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 que concluyeron el domingo.

El equipo nacional de tenis de mesa tenía programado arribar ayer inicialmente a eso de las 8:30 de la noche, pero no fue hasta el filo de la medianoche que los jóvenes atletas tocaron suelo boricua. 

“Esperemos ver mucha gente feliz y que se gocen esto con nosotros”, expresó Melanie Díaz en entrevista previa con EL VOCERO mientras realizaban su escala en la ciudad de Miami.

Melanie tuvo un torneo de ensueño al conquistar dos medallas de oro, una por equipos —junto a Daniely Ríos y su hermana Adriana Díaz— al igual que en dobles con Adriana. Por si fuera poco, conquistó una de bronce en sencillos.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Estoy súper ansiosa por volver a casa, ver a los utuadeños y también a todos esos puertorriqueños, pero en especial a mi hermana Fabiola Díaz”, agregó la mayor de las hermanas Díaz.

El sentimiento fue el mismo para Afanador, quien se agenció dos medallas de bronce, en dobles mixtos con Adriana y en dobles con Daniel González.

“Estamos agradecidos con el pueblo y Puerto Rico. Esto es una fiesta para todos porque hemos luchado por lo que conseguimos. Estoy contento. Queremos celebrar con la gente”, dijo Afanador.

Según mencionó el padre de Brian y entrenador de la selección masculina, Eladio Afanador, los tenimesistas tendrán mañana su fiesta de pueblo en Utuado.

En el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín les esperaba anoche un gran número de seguidores que vitorearon a los jóvenes prodigios.