Danka Kovivic

Danka Kovinic podría terminar en los libros de historia como la última oponente de la estelar carrera de Serena Williams. La montenegrina de 27 años dice que se siente "honrada" de ser la rival en primera ronda del Abierto de Estados Unidos de alguien a quien recuerda haber visto en la televisión cuando era niña.

Su partido, programado para el estadio Arthur Ashe a las 7:00 de la noche del lunes, el primer día del torneo de Grand Slam que Williams ha indicado que marcará su despedida, es la primera vez que las dos mujeres comparten una pista.

La reacción de Kovinic cuando se enteró del partido por su entrenador: "Me alegré; no voy a mentir".

"Es un privilegio compartir la pista con Serena", dijo Kovinic en una entrevista en Flushing Meadows el viernes. "Realmente espero poder mostrar mi buen juego. Quizá mi mejor juego".

Se han cruzado en los vestuarios del circuito a lo largo de los años, pero Kovinic dijo que nunca se atrevió a solicitar una sesión de entrenamiento conjunta.

"Me dije: 'Vale, esa es Serena y yo soy Danka'", dijo Kovinic, número 80 del ranking, cuyos mejores resultados en Grand Slam fueron alcanzar la tercera ronda en el Abierto de Australia en enero y en el Abierto de Francia en mayo, antes de perder en cada uno de ellos ante una campeona de los grandes (Iga Swiatek en Melbourne; Simona Halep en París). "No sentí que pudiera acercarme a ella para pedírselo".

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

"Serena es un icono. Si no jugara contra ella el lunes, no tendría toda esta atención. Soy consciente de ello", dijo Kovinic. "Así que será una experiencia muy bonita y, al mismo tiempo, quizá un poco estresante. Por supuesto que sentiré presión. Pero intentaré convertirla en algo positivo".

¿Qué es lo que más le apetece descubrir del juego de Williams?

"Todo", dijo Kovinic entre risas. "Sé que pega fuerte, pero no sé qué diferencia hay con las otras chicas con las que juego".

Kovinic dice que, por lo general, trata de preocuparse sólo de sí misma y de su táctica, más que de lo que ocurre al otro lado de la red. No importa quién esté al otro lado de la red. Puede que esta vez sea un poco diferente.

"Es como: Sé lo que me espera", dijo Kovinic, la única mujer que ha ganado un partido del Grand Slam representando a Montenegro. "Y al mismo tiempo, no sé qué esperar".

Los aficionados que asisten al partido, o lo ven por televisión, "no saben mucho de mí", dijo Kovinic.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.